cine madariaga

Kiko / Cuadrado

Tonta y ruinosa

EN el histórico Cine Madariaga isleño se sabía a lo que se iba: Los tres mosqueteros, Tarzán, Los Diez Mandamientos, etc... y no había ni trampa ni cartón. Un dueño que explotaba la sala y punto. Pero la llegada de la televisión fue minando la rentabilidad de los cines de verano. La llamada Caja Tonta se adueñó en gran parte del interés de los españoles y un poco del cerebro de éstos, que en gran medida optaron por pasar horas y horas delante de la televisión, la mayoría de las veces embruteciéndose mientras pasaba el tiempo "acompañado".

TVE, como única cadena televisiva lo acaparaba todo, aunque a una determinada hora de la noche se colocaba la carta de ajuste, y apuesto a que muchos se tragaron también esa imagen congelada durante la madrugada a la espera de que algo se moviera en la cajita tonta. Los horarios no se cumplían nunca. Más tarde llegó la 2, también estatal que se emitía en horario restringido. Hoy se cuentan por decenas las cadenas existentes, entre locales, regionales, privadas y estatales, sin embargo, en conjunto y siendo benévolos cuentan con una pobre programación y en otras ocasiones son telecaca, porque ya no se le puede llamar ni basura.

Hablando de bazofia hay que hablar de las autonómicas, verdadera vergüenza nacional en tiempos de crisis. Teniendo casi todas como denominador común el cutrerío . Un grupo de amigotes que hacen televisión de la mala y perciben por ello un dineral. A la cabeza de estas se sitúa la que tenemos aquí, la televisión de todos los andaluces como han decidido llamarla para que dé más el pego y destaca por su mal hacer, retransmisiones penosas y una programación de lo más triste. Algunos de sus presentadores parecen sacados de la serie "Cuéntame". Recibiendo por ello una subvención de ciento setenta y dos millones de euros y nombramientos a dedo de sus directivos.

Por poner un ejemplo, recientemente en Castilla-La Mancha, Dolores de Cospedal ha nombrado director de la televisión regional al periodista de la Cope Nacho Villa, por su aportación a la causa, teniendo como agravante que el dedazo referido, éste y todos los demás no es ilegal. Los nuevos gobiernos regionales del PP consumen más de 800 millones de euros al año en subvenciones. Los del PSOE, especialmente el de Andalucía sigue igual o peor política.

Todas las televisiones autonómicas pierden audiencia y ganan déficit. Por todo ello la de Mallorca ha comenzado los trámites para dejar de ser pública, es decir: un chollo como un piano de grande para todos los que componen estos entes, que no se puede soportar en estos tiempos de aprieto, ni que las televisiones públicas absorbieran en el ejercicio pasado la cantidad de 2.288 millones de euros en subvenciones, el doble que hace cuatro años. A eso hay que añadir que con la crisis baja la publicidad. A menos ingresos más déficit. En este primer trimestre la facturación publicitaria ha bajado más del veinte por ciento ¡Cajiná!

Hay que recortar, pero en cosas como éstas, algo que dudo cuando se trata de trincar, y empezar a hacer como en Mallorca, porque no se puede soportar este descaro tan grande y horripilante. Sabíamos que la famosa Caja era tonta y chupóctera, pero ahora además ruinosa. ¿A qué estamos jugando? No me extrañan movimientos como el 15-M y todo lo que pueda venir.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios