El Alambique

alejandro / barragán

The feria

L o que cuento a continuación es lo que me ha venido a la cabeza tras leer la noticia. No trato de entrar en polémica ni nada, que siempre me buscan por el interlineado y esta vez mi mente no ha ido más allá de la letra impresa. Porque, al final, qué más da a quién se le dedique la Feria (menos me da a mí, que por h o por b ni la he pisado este año). Como si se la dedican a Dubai o a Ruanda (lo de Dubai, oye, sería buena idea…).

Total: es fácil que se acuerde de esas escenas en las que dos recién enamorados comparten un algodón de azúcar rosa junto a un quiosco de tiro al pato, rodeados de extras mal pagados que deambulan alegres por el recinto. Acaban con un peluche gigante entre los brazos y se besan, casi siempre en la noria. Escenas rodadas en inglés, pero que vemos en falso español: Oh, Brian, cuánto te quiero. Sí, Bethany, siempre soñé con este mágico momento. A veces se divierten en montañas rusas y coches de choque, y otras bailando al son de una orquesta ambulante. Incluso, en ocasiones, Mike tiene que batirse en duelo con el malo de la película (en el laberinto de espejos o la casa del terror), demostrando, no solo su hombría, sino también el talento de muchos guionistas yanquis. Pues eso es lo que se me ha venido a la cabeza al leer la noticia. Cómo le explicas al guiri lo que es la Feria de Primavera.

Quedaría entonces, señalar las pequeñas diferencias respecto de sus verbenas (cambiamos ahora Hollywood por Hemingway): el menú, la marca de las botellas, el olor del vino y la fritanga, el color de las casetas, el compás de la música en general, la vestimenta, la cifra de decibelios, el baile, el idioma y acento de la gente, ¿los toros?, los horarios, los precios, el concepto gañote, la ubicación geográfica -obviamente-, el garrulismo castizo, la pasión desmesurada. Hollywood y Hemingway. Muy publicitario.

Pero, oye, que de verdad, que no trato de polemizar. Que me da igual. De alguna manera habrá que darles la bienvenida a los del escudo antimisiles, digo yo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios