hache intercalada

Pilar Paz / Pasamar /

Terapia para el desánimo

ES remedio infalible dar la vuelta a los malos asuntos y verlos del revés, como un tapiz en el que el dibujo es muy distinto, quizás más imaginativo y sugerente. A veces la cruz es más rica en posibilidades que la cara de un objeto determinado. La sociedad en que vivimos, que hace de la economía la madre de todos los temas, aun para los que no entienden nada del asunto, huele a rancio. Por ello me resulta muy oportuna y válida la presencia del Carnaval que nos anima a escuchar los informativos de todo un año con ritmo y gracia. Pero no todo ocurre en Cádiz, por supuesto, y también en él se viven serios problemas que atañen a toda la península. El panorama socio-político, industrial y creativo depende de La Bolsa que adolece de graves percances después de un mal reparto de valores y gestiones. Y es el momento de buscar entre las noticias aquellas que nos alegren las pajaritas del espíritu, o propongan soluciones, abran brecha a la imaginación, contribuyan con sonrisa o produzcan alivio. Las hay, cómo no, y he recogido algunas entre las horas de escucha o lectura, como la de la buena suerte de los cacereños con el último de sus hallazgos mineros de estaño, el buen resultado de la operación que salvó la vida al niñito de Chiclayo, embarazado de su hermano gemelo, el imperativo dado a Odyssey de devolvernos desde Atlanta las catorce toneladas de plata y oro que desde 1804 duermen en el interior del barco Reina Mercedes, y en lo que se refiere a la condición humana, los actos voluntarios de los que se tiran a las vías desde el andén y salvan al desconocido en el justo momento de llegar el tren y, en fin, un largo listado de buenas acciones que, a través de los sucesos hacen crecer en grados la confianza y el optimismo. El efecto de esos frecuentes testimonios es como un encuentro insólito con la luz. Según J.J. López Ibor, en su epílogo a un libro de André Frossard, nos dice: "Es cierto que otras veces la experiencia toma un carácter mas insólito y extraordinario. O al menos se cuenta así; pero la luz viene, cuando viene, viene, de esa manera casi siempre". Y si se refiere a la esperanza, añado, habremos de utilizar el interruptor adecuado entre las noticias de cada día.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios