el palillero

José Joaquín León

Teófila contra Chaves

¡Hay que ver como cambian las cosas en cuatro años! Rubalcaba ha pasado de ser un candidato cunero por Cádiz a ser candidato a la Presidencia del Gobierno por Madrid. A priori, tiene todas las papeletas para quedarse con las ganas. En Cádiz a este hombre no le fue tan mal. Lo pasaron por aquí, como lo pudieron pasar por allí, pero lo cierto es que pasó. Después fue vicepresidente del Gobierno, lo cual en Cádiz se ha notado poco. Así las cosas, han enviado a otro vicepresidente de confianza, a Manuel Chaves, que ha cambiado la cabeza (de la lista, se entiende). Antes era la cabeza de la lista del Parlamento Andaluz, pero después pasó lo de Griñán y lo han reconvertido. Es de los pocos a los que han reconvertido en Cádiz, sin necesidad de jubilarlo. Chaves es ahora la cabeza de la lista del PSOE al Congreso de los Diputados.

La responsabilidad de Chaves es grande, pues se puede quedar como el socialista que perdió las elecciones generales en Cádiz. Eso, al menos, es lo que dicen las encuestas, que parecen cocinadas por el chef de Rajoy. De todos modos, incluso si se cumplieran los peores augurios para el PSOE, le quedará a Chaves el consuelo de que la culpa no es suya, sino de otros; de Zapatero y Rubalcaba, mayormente, aunque él ha estado en ese Consejo de Ministros, donde parece que no había nadie.

Chaves es hombre tenaz, que se mueve mejor en las distancias largas de la historia, donde resistió estupendamente, que en las cortas de la brillantez, donde se enreda a veces. Mentarle Teófila a Chaves es como mencionarle la bicha; eso se sabe desde los debates del Parlamento Andaluz entre ambos, que eran como los plenos municipales de Cádiz, pero con algunos gritos menos. Mentarle Chaves a Teófila también la pone alterada, aunque ahora parece que menos, será por las encuestas.

El destino ha puesto a Teófila en una posición como de Salomé; eso sí, sin la danza de los siete velos. Después de las elecciones, puede ser que la cabeza política de Chaves, aquel que le ganaba, esté servida en bandeja. Teófila también es mejor en las distancias largas. Tiene paciencia. Así le van poniendo las bandejas de unos y otros.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios