Supervivientes

Tengo observado que si un ministro o una ministra resisten 15 días la prueba, se convierte en superviviente vip

Un guardia civil, apellidado Pérez (aunque no De los Cobos), ganó el concurso de Supervivientes 2020. Con ese programa, Telecinco ha batido un récord de audiencia, con cuatro millones de telespectadores, ya los quisiera Pedro Sánchez en sus últimas intervenciones, que se las cortan hasta en los telediarios. El guardia civil Jorge Pérez obtuvo el 81,6% de los votos del público, un resultado ideal, que haría innecesario pactar con nadie las alarmas; ni con Frankenstein, ni con Ana María Aldón, que fue segunda. Se ha interpretado el resultado en clave más allá. Algunos oyeron "guardia civil", "Pérez", y allá que votaron. El tricornio se ha puesto muy de moda, es uno de los stickers preferidos. Pero no se confundan: los verdaderos supervivientes son ellos, los del Gobierno.

Tengo observado que cuando el PSOE pide una dimisión (por ejemplo, la de Cris Cifuentes) el ruido mediático dura lo que haga falta. Mientras que cuando la pide el PP no dura más de dos semanas. Si un ministro o una ministra resisten 15 días la prueba, se convierte en superviviente vip. Se vio con José Luis Ábalos, cuando aportó cinco o seis versiones sobre su encuentro en Barajas con Delcy Rodríguez, la de Venezuela. Hicieron la escena del sofá (políticamente hablando) y ahí quedó. Ábalos ha seguido abaleando, incluso formó parte del Mando Único, y habló de competencias que no eran suyas para viajar entre provincias.

En la crisis del coronavirus hemos tenido otros supervivientes. Pongamos por caso, Salvador Illa, un ministro de Sanidad impresentable, que en cualquier país europeo no hubiera resistido más de un estado de alarma. En el programa de este Gobierno se pueden cambiar todos los días las versiones, sin rubor, por lo que eso no es un problema para los supervivientes. Tras pasar por Pablo Iglesias (sin respetar la cuarentena y sin ponerse la mascarilla, porque no le sale de la coleta), tras ignorar otros detalles, llegamos a la Marlaskada. Don Fernando Grande-Marlaska es el último ganador de Supervivientes patrióticos 2020. Podrá disfrutarlo paseando a sus perros por Costa Ballena, cuando sea posible. Lo han pillado, pero se les ha escapado. Ole ahí…

Poner la cabeza de algún ministro en la bandeja podría aportar menos crispación, de vez en cuando. Pero no, Pedro Sánchez es el Gran Superviviente de España, el gran maestro de esa logia. Así que las broncas del Congreso son como las del programa de televisión. Con eso se enrollan. Mientras la oposición se está asilvestrando, y se les escapan vivos, y demuestran su ineptitud: oponerse para nada es perder el tiempo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios