La AZOTEA de

Manolo Fossati / Mfossati@ Diariodecadiz.com

Sugerencia para el programa electoral

ES una ocasión pintiparada (fabuloso y antiguo término) para acabar con las barbacoas. Ahora o nunca. Dejarlas morir significa prolongar una agonía cada vez más triste y más decadente y más alcohólica. El pueblo gaditano, el de la familia completa, las brasas y los churrascos, está dejando de querer a tan rancia tradición. Nunca es tarde. Los políticos deberían aprovechar la oportunidad y conjugar esa palabra que tanto temen según para qué: prohibir. Frustrado el glorioso intento de inscribir el nombre de Cádiz en el libro Guinness, no está demostrado que la celebración de tan tumultuosa fiesta compense con beneficios tanto gasto, movilización de medios y tanta molestia. Desde aquí, lanzo la idea al candidato que quiera sacar un buen puñado de votos de que incluya en su programa electoral de las próximas municipales la promesa de acabar con las barbacoas en la playa. De nada.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios