El Palillero

José Joaquín / león

Sonrisas gaditanas

DICEN que Cádiz es la ciudad que sonríe. Dicen que tenemos un Carnaval que no se puede aguantar y que eso ha agudizado el sentido del humor gaditano. Sin embargo, en algunos estudios realizados sobre este asunto, Cádiz no queda bien. Insinúan que no es una de las ciudades que más sonríe de España. Esta sería la conclusión de un estudio de Jetpac, una aplicación que ha analizado la intensidad de las sonrisas en las fotos que se envían por Instagram. Según ese análisis, Cádiz no está entre las 10 ciudades donde más se sonríe. Puede que ésta sea una ciudad triste, y no lo sabíamos.

Según ese estudio de Jetpac, la ciudad con mejores sonrisas de España es Salamanca, con una puntuación de 29,8, seguida por Ibiza, con 29,5. A continuación, aparecen Santa Cruz de Tenerife, Benidorm y León. Las primeras andaluzas, en los puestos 6 y 7, son Málaga y Granada, con 26,9 puntos. Es probable que el estudio no se corresponda con la realidad, pues casi todas las ciudades citadas son muy turísticas y buena parte de las fotos que se envían corresponden a guiris, que deben sonreír sí o sí, para aparentar que se lo pasan divino de la muerte. Paso por alto que no se suele considerar a malagueños y granadinos como los más simpáticos de Andalucía.

La fiabilidad del estudio parece relativa, más que nada por la influencia de los forasteros en las fotos. Pero también nos da una pista. En Cádiz no se sonríe tanto como dicen los anuncios y supone la gente. Puede ser que las fotos transmitidas desde aquí por los guiris no abunden en sonrisas. Puede que no estén a gusto, debido a motivos como los siguientes: 1. Han escuchado el pasodoble de una comparsa triste en un tablao; 2. Han pisado una caca de perro al llegar al Paseo Marítimo; 3. Han pagado el ticket del parking de Canalejas; 4. Han visto un partido del Cádiz en el estadio; 5. Son siesos de origen y no entienden la gracia del lugar. O bien otros motivos diversos.

No obstante, esto es un toque de atención. La ciudad que más sonríe es Salamanca, o eso dicen las estadísticas, y nunca ha venido desde allí una chirigota. La sonrisa gaditana se está perdiendo. Eso se nota también en los cuplés, que cada año tienen menos gracia.

Algunos dirán: Cádiz se entristece, porque la cosa está muy mal. Pero en otros tiempos estuvo igual o peor. Sucede que las sonrisas, como las flores, se marchitan cuando no se riegan. Es un estado de ánimo y se cultiva con humor.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios