El Alambique

daniel Bastida

Socavones a montones

La inclemente lluvia caída estos días atrás evitó un piso impregnado de cera de cirio, pero tal incesante jarreo de agua ha hecho mella en el callejero de El Puerto provocando una afloración desmedida de socavones y horadando con violencia los ya existentes que no eran pocos. Y es que los baches parecen proliferar como hongos, habiéndolos de nuevo cuño y ya veteranos: bienvenidos a la capital del bache. ¿La culpa del estropicio causado sobre el pavimento es del Cambio Climático o de Mantenimiento Urbano? Hay baches y baches, una gran variedad de especies algunas con denominación de origen. Los tenemos unos con charca incluida -que va quebrando implacablemente el asfalto circundante- y otros que por su similitud con un impacto de misil parecen sacados de una estampa de cualquier calzada de un país en guerra. Por otro lado, siguiendo con lo accidentado del terreno portuense, lo de las baldosas turgentes se parece bastante a pequeña escala al movimiento de placas tectónicas que provoca los seísmos, no obstante esta catástrofe cotidiana que aflige a transeúntes no es más que la consecuencia de la ineptitud de aquél que plantó árboles inapropiados encerrados en alcorques inadecuados para después venir el semejante del área medioambiental con la motosierra en mano para solucionarlo. No se entiende bien como se mantienen todos estos desperfectos urbanísticos mientras se pretende estar en la vanguardia del atractivo turístico y se solicita la adhesión al programa de 'Ciudades Amables' de la Junta de Andalucía. A tal efecto, la Ciudad Amable constituye una iniciativa que aspira a desarrollar acciones de mejora de la calidad del espacio urbano otorgando mayor protagonismo, seguridad y comodidad al peatón y al ciclista, es decir, lo inverso a lo que hacen nuestros políticos que además se atreven incluso mediante comunicados a acusar al ciudadano de espíritu derrotista ya que "debemos todos empujar en una misma dirección para llegar al Puerto que queremos". ¿Hacia dónde nos llevan ellos con la dejadez que sufre la ciudad y con despilfarros económicos como el de una pasarela que ni las ratas cruzan? A propósito, qué de agujeros se hubiesen tapado con ese dinero nunca mejor dicho.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios