Línea de fondo

pedro / ingelmo

Sintiendo los colores

MEL llora en la sala de prensa mientras los hinchas tiran piedras. Interpreta Mel que nos encontramos ante una muestra de la pasión del beticismo, la historia verdiblanca que se hace ira. Pero él no quiere ser la cizaña. Ahora lo que importa es el beticismo, sea lo que sea el beticismo (supongo que la gente que es del Betis, unos gente simpatiquísima y otros unos imbéciles, como en cualquier equipo). En fin, que el beticismo, sea lo que sea eso, anda dolido. Normal, van últimos. Y están enfadados porque una sociedad en administración concursal no está sintiendo los colores como no los sienten los doce fichajes nuevos que se han traído este verano. Lo raro sería lo contrario. Hay jugadores que juegan este año con el Betis que hace unos meses no sabían que existía el Betis. Este negocio es así, como cualquier negocio. Te pagan para que trabajes, no para que ames a tu empresa. Luego, si eres Mel, te echan y lloras. Eso es muy bonito. Las lágrimas son libres, no aparecen en la nueva Ley de Seguridad Ciudadana. Es de las pocas cosas que puedes seguir haciendo en público sin que te multen. Pero tengo que decir al beticismo que esto de los colores está sobrevalorado. Veamos. La otra gran noticia del mundo del fútbol en estos días se encuentra en la grada baja del Bernabéu. Florentino ha retirado el pase gratuito a 250 ositos de peluche afiliados a una cosa llamada Ultra Sur. Están las cosas feas entre estos defensores de la esencia del no color (el blanco). Golpes de mano, luchas de poder, codazos entre fachas. El que va ganando la pelea, el que va a acabar con la vieja guardia, el nuevo líder de los Ultra Sur ¡es del Frente Atlético! Todavía estoy conmocionado, pero quien me lo contó no mentía. Lo pone en su facebook el angelito, nuestro confesionario global. Esto ha pasado siempre, los ultras se prestan a sus centuriones (lo hacen los del Barça con los del Espanyol). El espectáculo necesita a su clac. Son el paisaje de este espejismo, de este mundo de colores.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios