Con la venia

Fernando Santiago

fdosantiago@prensacadiz.org

Singularidad

Los 60 autónomos gaditanos que se aprendan algún pasodoble de Los Carapapa o de Martínez Ares

Hace meses hubo en la Sala Momart una actuación denominada Finalísima donde cuatro grupos de esos que en el argot del carnaval llaman "punteros" cantaban lo mejor de su repertorio. Allí se presentó un inspector de la Seguridad Social para comprobar si los grupos habían dado de alta a quienes actuaban ya que iban a cobrar por la actuación. Hubo desbandada de todos los que cobraban una paga (o paguita) porque sabían que era incompatible con percibir cualquier otra retribución. La comparsa de Juan Carlos Aragón estaba al corriente y la de Tino Tovar estaba en trámite. Los representantes de las agrupaciones fueron convocados cinco días después para explicarles la legislación vigente. A quienes tuvimos la osadía de contar lo que había ocurrido nos amenazaron con poner el asunto "en manos de nuestros abogados" (¿por qué será que todos los fatuos tienen varios?). El caso es que parece que 14 agrupaciones han sido inspeccionadas para que cumplan con las normas que se aplican a todos los españoles pero al parecer reclaman lo que llaman "singularidad" del carnaval que viene a ser, según entiendo, que se haga una excepción con este sector de manera que los que cobran un subsidio puedan percibir por su actuación una retribución sin perder la paga y sin tributar a Hacienda. Todo sea por Cádiz y su carnaval.

El asunto es tan importante que el subdelegado del Gobierno, José Pacheco, convocó una reunión de las agrupaciones con técnicos del INSS y de la Agencia Tributaria que concluyó con la creación de una ventanilla carnavalesca. Los 500 mil contribuyentes de la provincia que continúen su curso normal o que se pongan a cantar por Paco Alba en el patio de la Delegación de Hacienda. Los 60 mil autónomos gaditanos que se aprendan algún pasodoble de Los Carapapa o de Martínez Ares. Si cantas un poquito te aplican una excepción, si eres contraalto puedes saltarte colas y un señor vestido por Raza Mora o Los Sarracenos te atenderá al ritmo del tres por cuatro. Si el carnaval no te importa lo más mínimo, la legislación vigente. Esta provincia es así de peculiar. El subdelegado no se preocupa por la carga de trabajo de Navantia, tiene abandonado el Paseo Fernando Quiñones, la muralla del Campo del Sur y el Castillo de San Sebastián pero en cuanto oye un punteo se pone nervioso .Como cantaba Los Llaveros Solitarios "Allá por el mes de mayo , cuando ruge el papagayo y cantan los caracoles, por la selva se presenta un inspector de la hacienda, vestido de Lola Flores".

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios