Con la venia

Fernando / Santiago

Silencio

EN política y en música los silencios están en la partitura. Se me viene a la memoria este viejo aserto a la hora de comprender el motivo por el cual hace meses que no sabemos nada del alcalde de Puerto Real José Antonio Barroso. Le echo en falta cuando se ha producido la muerte de Orlando Zapata después de una prolongada huelga de hambre. ¿No hay nada que decir por la manera en la que el gobierno cubano ha dejado a su suerte a un humilde albañil negro? ¿Cuánta movilización hicimos para que no se muriera Aminetou Haidar y ahora parece que este pobre hombre no ha importado? ¿Piensa Barroso como Willy Toledo que era un terrorista o un delincuente común? Silencio. Item más: se acaban de entregar dos buques a la armada venezolana, uno de ellos en Puerto Real, ambos con estrambóticos nombres de caciques indios que lucharon, al parecer, contra los españoles. En medio de esta entrega se ha conocido la investigación abierta por la Audiencia Nacional ("la real audiencia") acerca de la relación entre el  Gobierno de Venezuela encabezado por Hugo Chávez, las FARC y ETA de cara a atentar contra el presidente colombiano. A los naturales improperios de Chávez ha seguido la habitual prudencia de Moratinos y, sorpresa, el silencio de Barroso. Igual es que ya a los periodistas no nos llama la atención lo que opine Barroso o igual es que él no quiere hablar, cosa rara dada su locuacidad. En cualquier caso, lleva un tiempo de abstinencia verbal impropia de su trayectoria. ¿Ninguna declaración de apoyo a los hermanos Castro o a la revolución bolivariana? ¿No nos merecemos los ciudadanos de la provincia un poco de pimienta?

De manera paralela se ha sabido estos días que la carga de trabajo para las factorías de Navantia en la Bahía está bajo mínimos. Yo cada vez que leo eso me echo a temblar: me imagino una pesadilla de cortes de tráfico, barricadas, pasamontañas, tirachinas y demás hasta que aparece el barco salvador, sea de Australia, de Rusia o de Venezuela. Esto me lleva a la paradoja de que a la par que vemos el absurdo comportamiento de Chávez, que sabemos que en su gobierno hay trabajando activistas de ETA, la manera en la que trata a la Justicia española, a la vez estamos con los dedos cruzados para que no nos quite la construcción de ningún barco e incluso nos dé más. Es una paradoja. Cierto es que Chávez ha ganado en cuantas elecciones ha competido, pero no es menos cierto que es un golpista condenado, que cierra canales de televisión , que persigue a los opositores. Hay en Venezuela una democracia pequeña, que cada vez se contrae más. Pero democracia o dictadura, sus barcos dan trabajo a los operarios de Navantia en la Bahía, así que ¿tenemos escrúpulos o no? Si se contrata un Buque de Acción Marítima con Rusia, ¿cómo vamos a mirar a Putin? Pero, lo que es peor, ¿se hará Barroso prorruso, él que fue maoísta de cuando los chinos odiaban a los soviéticos? Igual se hace de Putin aunque bien es cierto que el Kremlin no da el mismo juego que Caracas  o La Habana. Todo se andará.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios