Algún candidato o candidatos militares se están empeñando en resaltar que su presentación por una determinada candidatura en estas elecciones generales responde al deseo de -y remachan esto- culminar "una vida de servicio a España", como si los demás hubiéramos estado trabajando al servicio del imperio austro-húngaro. Cuando muchos se extrañan de que el nombre de España se pronuncie por parte de ciertas fuerzas con menos debilidad de la razonable, no tienen en cuenta precisamente eso: que es un nombre que algunos han utilizado con un sentido patrimonial, es decir, para ellos sólo existe la España que ellos conciben. Además, esos mismos candidatos exhiben un cierto convencimiento de que la carrera militar es una forma de servir al país superior en compromiso o firmeza al resto de las miles de formas de servicio a la comunidad. Que nos pregunten al resto.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios