El Palillero

José Joaquín / león

Semana Santa del futuro

EN estos días se ha visto que la Semana Santa gaditana tiene un gran potencial por delante, pero también dudas y debilidades. Probablemente, ha llegado a una encrucijada histórica, en la que se puede reforzar desde el punto de vista turístico (además de lo devocional, que le da fundamento); o puede sufrir un retroceso, si no tenemos las ideas claras. En la comparación odiosa que se suele hacer entre las dos grandes fiestas de Cádiz, no cabe ninguna duda de que la Semana Santa dispone de un mayor margen para mejorar y también que es más frágil.

A mi modo de verlo, y lo pongo claramente, va a depender bastante del resultado de las próximas elecciones municipales. El actual equipo de Gobierno de Teófila Martínez ya se ha dado cuenta (de un modo más evidente) del potencial que tiene la Semana Santa gaditana como motor turístico para la ciudad. Y eso implica una predisposición positiva. En Sevilla, y en Málaga, lo habían descubierto antes. En contra de lo que se cree, nuestro modelo de turismo en la Semana Santa no debe ser el de Sevilla (que tiene otros alicientes), sino el de Málaga, donde se puede combinar el descanso playero con el turismo religioso y cultural.

Sin embargo, a los partidos de izquierda casi siempre les ha dado vergüenza apostar claramente por la Semana Santa gaditana, debido a sus complejos anticlericales. En el PSOE ha existido una contradicción, porque Carlos Díaz sí tuvo una actitud positiva, después entraron en una dinámica muy negativa, y ahora está Fran González, cuyo mayor enemigo es Fran González. En cuanto a la izquierda más izquierdosa (cuyo único afán es echar por echar) no es precisamente de lo más capillita que se conoce en esta ciudad. Ni parece que les preocupe.

A eso se añaden incoherencias internas de algunas cofradías, que van a obligar a reformas urgentes en la organización de la Semana Santa. Coincido con José Ramón del Río en que el cambio de la VOT de Servitas al Viernes de Dolores es negativo, aunque respetable. No se conoce en Andalucía ningún caso así. Todas las hermandades y entidades parecidas lo que quieren es estar dentro de la Semana Santa, que empieza el Domingo de Ramos. Pero no quieren salirse a las vísperas, donde las razones no son litúrgicas, sino de organización. Y, además, en Cádiz aumentará el desfase entre la primera y la segunda parte de la Semana Santa, tan perjudicial para los días grandes, que son el Jueves y el Viernes Santo.

Hay muchas incógnitas en el aire. El futuro, en estos momentos, es impredecible.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios