Línea de fondo

pedro / ingelmo

Semana FIFA

LA FIFA es una empresa que tiene un único producto, pero un producto único. Se llama Copa del Mundo. A simple vista no es gran cosa. Es un torneo veraniego en el que los dos equipos que más juegan sólo juegan siete partidos y los que menos juegan tres. Un torneo corto. El gran hallazgo de este torneo que la FIFA ha convertido en la Coca Cola del mundo del espectáculo consiste en que se confrontan naciones. Jugadores provenientes de distintos clubes de fútbol, con el denominador común de haber nacido dentro de unas mismas fronteras, aunque no necesariamente, representan un orgullo nacional. Todo eso dura poco más de un mes y, mientras tanto, la FIFA sigue facturando a través de partidos clasificatorios cada cierto tiempo que son un engorro y que molestan a los aficionados porque interrumpen los campeonatos locales, donde juegan equipos de cada ciudad con jugadores que son cada uno de un sitio, la mayoría sin ningún tipo de anclaje emocional con estas localidades pero unidos por el sentimiento común de ser los colores que relacionamos con nuestra infancia. Y entre infancia y patria, no hay color. Uno se queda con la infancia. Salvo cuando llega cada cuatro años esa fiebre que convertirá algunos trances del juego en hazañas inolvidables para la historia épica de la nación y a sus ejecutores (por ejemplo, Iniesta) en conquistadores que ejercen el papel de eje transversal de las esencias de los pueblos. Aunque luego en España (por ejemplo) casi nadie se parezca a Iniesta o los que son como Iniesta sean ninguneados en sus trabajos y escuelas por apocados y femeninos. Pero Iniesta ya es mármol en nuestra memoria colectiva porque fue el protagonista del 'gran momento FIFA'. Estas cosas hacen que soportemos lo que se ha dado en llamar 'semana FIFA', acompañada del 'virus FIFA', o de cómo creamos un imprescindible monstruo desde nuestros inflamados corazones que bombean esa cosa tan antigua (y tan reciente) llamada nacionalismo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios