EL Santo Domingo es el instituto más antiguo de la ciudad. Ya rebasó el medio siglo, y el edificio que lo sustenta, más de dos siglos. En este antiguo monasterio han estudiado varias generaciones de portuenses y, en su época de internado, también de poblaciones de la sierra de Cádiz. Es, además, el único centro de enseñanza pública que queda en el centro de la ciudad. Por eso no es lógica la actitud de la Consejería de Educación que pretende estrangular la enseñanza de Bachillerato en este instituto.

Los alumnos de los colegios de Enseñanza Secundaria Obligatoria concertados que hay en el centro suelen preferir seguir sus estudios en el Santo Domingo; así lo han hecho durante años. Pero el año pasado la Consejería de Educación cerró un curso de Bachillerato dejando a varios estudiantes sin poder matricularse. Este año la situación se repite y amplía. Han sido 25 los alumnos y alumnas provenientes de los colegios privados concertados que no han podido matricularse en el Santo Domingo, a pesar de la insistencia de sus padres, que prefieren que sus hijos estudien ahí.

Esta situación no tiene ninguna explicación lógica. ¿Cómo es posible que se niegue a alumnos y padres el derecho a elegir un centro público en el que existe espacio y medios suficientes para escolarizarlos? Solo el empecinamiento del delegado de la Consejería de Educación por sostenella y no enmendalla puede explicar este sinsentido.

Se habla mucho de la degradación del centro histórico de El Puerto, de su sangría demográfica, del envejecimiento de la población, de la falta de servicios…, ¿y se ponen trabas para que los jóvenes del centro estudien en el único Instituto público? Más aún, el IES Santo Domingo es el único centro de la ciudad que imparte enseñanza secundaria y bachillerato para adultos, lo que trasciende su papel educativo para convertirse en un centro de alto interés social y cultural.

Las autoridades educativas y el Ayuntamiento deberían apostar por este centro, cuya alta valoración se demuestra en la demanda de matrículas existes -cuando otros centros se las ven y las desean para llenar su cupo- y en sus resultados académicos. Esperemos que la Consejería rectifique y todos los estudiantes que lo deseen puedan matricularse en el Santo Domingo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios