Cateto a babor

Sanidad

Tampoco se ha valorado lo suficiente lo bien que ha funcionado el Ejército cuando le ha hecho falta a la sociedad

Poco a poco va pasando lo peor del Coronavirus, esas deprimentes cifras de muertos, 700,800, 900 con las que nos encontrábamos a media mañana y que te deprimían para todo el día. La desescalada va avanzando y también ya son otros temas que nos ocupan.

Deprime y mucho ver como en las instituciones se discute y se habla de temas que parece que no le van a resolver nada al ciudadano. Se montan pajaracas por una supuesta falta de libertad en España, se habla del pasado de los padres de diputados, del ánimo golpista de otros, del pisito de otra, de si tú, de si yo…

Todo esto está provocando, por si ya la herida no estuviera bien profunda, todavía una desafección mayor de los votantes con los votados. Sin embargo se echan de menos análisis importantes, hablar de las cosas de las que, bajo mi modesto entender, si deberíamos comentar. Por ejemplo creo que uno de los temas que debería de ocuparnos es sobre las debilidades que el Coronavirus ha puesto de manifiesto en la Sanidad Pública española. No se hablado nada, o muy poco, en las sedes de las instituciones sobre esto, sobre cómo ha influido la falta de inversiones de los últimos años en la respuesta a la pandemia y es necesario hablar, y mucho, sobre el excesivo número de contagios entre el personal sanitario, uno de los temas que, si fueramos al grano y no nos pusiéramos a hablar de pamplinas, nos debería de preocupar más.

Habría que preguntarse también por el funcionamiento de las residencias de ancianos, otro tema que también nos ha dado muchos disgustos en las primeras semanas de la pandemia, hablar sobre nuestra dependencia del sector turístico y hablar también de otra cuestión, muy poco tocada, sobre cómo nos ha perjudicado la globalización de la economía. En las primeras jornadas de la pandemia no teníamos de nada porque nos habíamos cargado a muchas empresas españolas que fabricaban esos productos. Lo comprábamos todo fuera porque nos salía mucho más barato…sin importarnos mucho, por cierto, las condiciones que se elaboran esos productos y ahora nos damos cuenta de lo que caro que nos ha salido lo barato.

Tampoco se ha analizado el comportamiento de la sanidad privada durante la epidemia o no se ha valorado lo suficiente lo bien que ha funcionado el Ejército cuando le ha hecho falta a la sociedad. Hablar de eso, de nuestros problemas, si creo que es patriotismo y es lo que necesitamos. Así que déjense de menear banderas. Analicen los problemas que tenemos y aporten fórmulas para solucionarnos, que para eso les elegimos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios