SAILGP 🛥️ Toda la programación deportiva y cultural para este fin de semana

El balcón

Sancho en San Telmo

Aguirre deja en ridículo a Bendodo al explicar ambos la distribución de las vacunas tras el Consejo de Gobierno

Más vale ser humilde virtuoso que pecador soberbio. A modo de Sancho el consejero de Salud le ha dado una lección al político tremendista de moda: Elías Bendodo. Aguirre ha sido objeto de mucha guasa por su estilo campechano y acento andaluz. Pero tiene una rara virtud en los políticos: dice lo que piensa. Claro que no es exactamente un político; es un médico que gestiona el sistema sanitario andaluz. Todos tenemos nuestras quejas sobre el servicio en esta mala época, pero se reconoce al titular su buena fe.

Hace medio siglo, mucho antes de internet y Twitter, McLuhan ya predijo que la propaganda sustituiría a la política, y que la imagen de los políticos acabaría siendo más poderosa que ellos. Bendodo se ha inventado un hooligan para meterse con el Gobierno de la nación desde el atril institucional y ha sido devorado por él. Hay que agradecer a quien se lo haya recomendado que ya diga que Andalucía tiene el 17,9% de la población española. Hace un mes exigía airadamente a Sánchez que mandase a Andalucía el 20% de las vacunas, porque ese pretendía que era el porcentaje regional sobre la población española. Después dijo que era del "20% aproximadamente". Una mentira de aproximadamente un millón de personas.

El martes tras el Consejo de Gobierno el indocumentado por fin dijo la verdad, pero intentó manipular otras dos cosas. El portavoz de la Junta culpó al Gobierno central del retraso en la llegada de vacunas, por no insistir lo bastante ante las autoridades comunitarias, mientras a su lado Sancho Aguirre responsabilizaba a las compañías farmacéuticas de incumplir sus contratos con la UE, porque sólo han servido un tercio de lo comprometido. Trastabillado en este lance, Bendodo apretó: se quejó de que van más vacunas a Asturias que a Andalucía. Juanma Marqués ha explicado en estas páginas que Andalucía tiene un 12% de la población española mayor de 80 años, y le ha correspondido el 17,3% del reparto nacional. Pero el portavoz insistió en su victimismo. En esto el colega de Vocento Héctor Barbota preguntó por qué hay más vacunados en Córdoba que en Málaga, el 19 contra el 13% de la población. Y el consejero Aguirre explicó que se reparten dentro de Andalucía, como en el resto de España, en función del público diana.

Sostenía El Quijote que los oficios y grandes cargos no son otra cosa sino un golfo profundo de confusiones. Por ahí anda perdido el ignorante que presume de agudo. Y, encima, encantado de haberse conocido. Como Bolsonaro, como Trump, como Puigdemont.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios