desde el fénix

José Ramón Del Río

San Sebastián, capital de la cultura

LA decisión del jurado de proponer a San Sebastián, como Capital Europea de la Cultura, para el año 2016, prefiriéndola a Burgos, Córdoba, Las Palmas, Segovia y Zaragoza, que competían por este nombramiento, ha sorprendido a casi todo el mundo e indignado a muchos. La sorpresa viene de que, en los últimos tiempos, la ciudad elegida no se había prodigado en manifestaciones culturales, sino más bien en actos de violencia terrorista, de los que el asesinato de Ordóñez, al que le pegaron un tiro en la nuca mientras almorzaba, se vio en imágenes en toda España. Pero al jurado le ha convencido el magnífico trabajo de presentación de la candidatura, que preparó el anterior alcalde del PSOE y que hoy ha sido sustituido por uno de Bildu. La indignación de alguna de las ciudades descartadas la justifican porque el jurado ha tenido en cuenta, según expresan, el esfuerzo de la ciudad para superar su histórica violencia y que la designación podía contribuir al cese de la misma. Siendo estos criterios políticos, a los que no se alude para nada en la convocatoria -argumentan- no se han debido tener en cuenta para la decisión. También están indignados miles de ciudadanos que disponen de un blog en internet.

Se dice que, como siempre, Rubalcaba es la mano que mece la cuna; que cuando se filtró que Córdoba había ganado, el vicepresidente y candidato echó para atrás la decisión para favorecer a San Sebastián y recuerdan lo que dijo el portavoz del PNV, después de haberse abstenido su grupo en la votación que permitió aprobar las últimas reformas, que nunca una abstención le había resultado tan rentable. Sin embargo, el alcalde socialista de Zaragoza ha sido de los más en desacuerdo con la propuesta del jurado y Rosa Aguilar, ex alcaldesa de Córdoba y hoy en el PSOE, considera la elección como un "magnífico error". El presidente del Gobierno se ha encogido de hombros, diciendo que estaba ajeno a todo el proceso. Aquí en Andalucía, Griñán resuelve la cuestión proclamando a Córdoba como Capital Cultural de Andalucía, aunque sin los 40 millones de euros que darán a San Sebastián.

El informe del jurado no es vinculante. El que tiene que proponer al Consejo y Parlamento Europeo es el Consejo de Ministros. Como la capitalidad no tendrá lugar hasta 2016, algunos optimistas, como Ruiz Gallardón, piensan que Bildu no se podrá aprovechar de esa plataforma para propaganda de la lengua y de la cultura vasca y de sus ideas independentistas, si pierde las elecciones de entonces o, más fácilmente, como no tiene mayoría absoluta, si los demás partidos se unen en su contra. La solución, por tanto, para dentro de cinco años.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios