Salvemos la Alameda

También es un problema ético, porque nadie debe ser cómplice de que se carguen el paseo más bonito de Cádiz

Insisto en el mamarracho del carril bici en la Alameda, ahora que parece que la gente se anima a criticarlo. En Cádiz, los que van de progres por la vida no se atreven a ponerle un pero a Kichi y sus concejales podemitas, que encuentran barra libre para cometer errores tan flagrantes como este, en el que comparte responsabilidad con Martín Vila, como jefe del carril. No es sólo un problema estético. También es un problema ético, porque nadie debe ser cómplice de que se carguen el paseo más bonito de Cádiz. Se ha preservado desde 1927, cuando lo rediseñó el gran arquitecto regionalista Juan Talavera. La Alameda está incluida desde 2004 en el Catálogo General del Patrimonio Andaluz, y es un Jardín de Interés Cultural.

No se trata sólo de que hayan pintado el carril de verde y hayan añadido vallas horrendas. Escudarse en que las bicicletas (y patinetes, no se olviden) circulan en dirección contraria a los coches es una parida. Los carriles bici de Cádiz son de doble dirección, por lo que los ciclistas siempre irán a mano, o a contramano, según, depende. Si vas para el Parque, vas a mano; si vas para San Carlos, vas a contramano. En la Alameda, los coches también van en doble dirección, según, depende.

Insisto: no es sólo el carril feísimo. Es que han dejado sin acera a los peatones en el tramo de la casa Pérez-Llorca (esquina de Calderón de la Barca) a Buenos Aires. En ese tramo, además, han cerrado dos de las salidas naturales de la Alameda; es decir, han alterado el uso del paseo, por la misma cara. Para que los peatones no invadan el carril. Y han dejado una sola salida, junto al paso peatonal, para cruzar la calle .

El carril también es lamentable en el Parque Genovés, donde cambia de acera dos veces. Esa zona tiene mala suerte. Entre lo peor que hizo Teófila, en su mandato, están el mirador y las farolas de Santa Bárbara. Fue un error de los autores municipales de ese diseño, que rompía la continuación del Paseo de Carlos III. Pero no tocó la Alameda, que es la joya de la Bahía. El carril no puede arrasar con todo. También es antiestético en la Caleta, cuyo paseo peatonal cruza y rompe. Después pasa por la puerta del colegio público Santa Teresa, otra curiosidad.

El carri bici en Cádiz es un cajón de desastre. Todavía en tiempos de Teófila, hicieron uno, sin brochazos, en el paseo de La Paz a Puntales, que se mantiene. Pues bien, sobre ese carril instalan puestos del mercadillo del Piojito todos los lunes. Para unas cosas son muy ecologistas, pero no siempre. Cargarse la Alameda ya sería demasiado.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios