EL ALAMBIQUE

Alejandro / Barragán

Ruido por doquier

ALGO deben tener los portuenses que los hace más aprensivos al ruido y al exceso de decibelios que el resto del mundo. O eso me parece, que para eso soy de aquí. Claro que la motorada, que duraba tres días, marcó para siempre unos límites difícilmente superables. Si bien, que yo sepa, hay sólo dos o tres personas que han sido indemnizadas por el escándalo de las motos junto a su casa. ¿Deberíamos denunciar todo el mundo para ganar unas pelas?

El otro día daban desde este periódico un cosqui a los organizadores del pase de moda popular porque su música, a un altísimo volumen -aparte de fea-, perjudicaba la celebración religiosa de justo al lado. Un pase de modelos que servía para inaugurar oficialmente la nueva plaza de España y que, por lo tanto, no sería perenne.

A los de la concentración de coches tuneados en la Victoria, hace unos meses, les cerraron el chiringuito, que contaba con apoyo municipal, por las molestias a los vecinos durante la madrugada. Y algo parecido sucedió con los conciertos del Monkey Week del año pasado, con apoyo municipal, en Puerto Sherry. Cerrado por molestar tras la medianoche (no sé a qué vecinos). Por eso, para este fin de semana sólo espero que tanto Policía Local como vecinos se hayan enterado de que se vuelve a celebrar el Monkey Week, de nuevo con respaldo municipal, y que sólo durará unos días.

Porque, a fin de cuentas, yo lo noto. Existe un impulso dentro de mí que casi me obliga a quejarme por los martillos hidráulicos que arrancan a las cuatro de la tarde para terminar un cuarto de hora más tarde. O cuando el camión de la limpieza pasa, también a la hora de la siesta o justo cuando hablaba el protagonista al final de la película. O cuando las marchas procesionales suenan y resuenan, varias veces al año, a horas intempestivas. Pero no quiero pasarme la vida rajando de los ruidos ni de los tolerantes que gritan intolerancia cero contra los intolerantes que no toleran la tolerancia cero a la intolerancia. Por favor.

A todo esto, ¿qué opinan los ancianos y las monjas del asilo sobre la Feria?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios