Última hora Ya están a la venta las entradas para el segundo concierto de Alejandro Sanz en Cádiz

Nuestro Rey en La Habana

En 2019 la revolución se entiende de otro modo: los Reyes viajan a La Habana y Kichi se queda en Cádiz

El día después de la desgracia electoral, los Reyes de España (como no son pobres) han viajado a La Habana. Les acompaña el ministro Josep Borrell, al que Pablo Casado preferiría como alternativa para ser presidente del Gobierno hipotético. Pedro Sánchez no debería seguir en la Moncloa, después de organizar unas elecciones para perder tres diputados, encumbrar a Vox, fortalecer a los independentistas catalanes, debilitar a Pablo Iglesias, dar un diputado y dos senadores a Teruel Existe, aburrir al votante y resucitar los fantasmas de las dos Españas. Sánchez es un lince de la política. Pero Pep Borrell es diferente: un catalán con seny de los buenos. Y acompaña a los Reyes a La Habana. Esa ciudad a la que no viajará nuestro Kichi.

El Rey, con la Reina, visita La Habana, y se entrevistará con el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, que es el regente al que nombraron cuando ya no quedaba ningún Castro que poner. Cuba, en el fondo, sigue siendo una monarquía, aunque sea una monarquía comunista, como Corea del Norte. El Rey defenderá los intereses de los empresarios españoles, esos ricos que tienen hoteles en Cuba, donde hacen sus negocios.

La vida no es como la sueñan en el Ayuntamiento de Cádiz. Y, a propósito del no-viaje de Kichi, quiero precisar algunos datos que me aporta Antonio Hernández-Rodicio. Desde Madrid, con sus responsabilidades en el Grupo Prisa, Antonio suele viajar bastante por Hispanoamérica. Y, además, cuando trabajaba en Radio Cádiz, asistió al acto de hermanamiento en La Habana. Sucedió en 1993, cuando era alcalde Carlos Díaz (y no en 1998, como se indicó en mi artículo, y como consta en otras publicaciones). El alcalde socialista acudió a La Habana junto a una representación del Ayuntamiento, y también de la Universidad, la CEC, Horeca, el Carnaval, colegios oficiales, etcétera. Antes, entre hermanos, se viajaba en las debidas condiciones.

Antonio Hernández-Rodicio me comenta: "El acto fue solemne y emocionante, la verdad. Y nos atendieron muy bien, pese a que fue en pleno periodo especial, con la caída del bloque soviético, y los cubanos estaban tiesos de verdad. Aquello sí que era tiesura tiesura". Aun así los recibió el gallego Fernández, ex presidente del Consejo de Estado y uno de los supervivientes de Sierra Maestra, y fue una buena experiencia.

En 2019, la revolución se entiende de otro modo: los Reyes viajan a La Habana (aunque no coincidirán con Maduro) y Kichi se queda en Cádiz, la ciudad más tiesa de Occidente, donde ha vuelto a ganar el PSOE.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios