TANTOS años el PSOE buscando un candidato para desbancar a Teófila y ahora resulta que estaba en una comparsa. De haberlo sabido, en Gaspar del Pino se hubieran ahorrado muchos quebraderos de cabeza; de cabeza de lista, claro. Habría bastado con un paseíto gaditano por lavaeros y otros lugares de ensayo para encontrar al octavillita que supiera dar el contrapunto idóneo a la hasta ahora alcaldesa. Como en el Falla, esto de la Alcaldía es cuestión de repertorio, de músicas mecidas y de letras punteras. A partir de hoy, después de que Kichi haga su presentación en el Pleno de investidura, habrá que estar atentos a su repertorio: a las letras comprometidas de sus pasodobles, al humor de sus cuplés, a sus estribillos pegadizos y a su popurrí cantable y alegre. El público será exigente, muy exigente, y no tolerará que la agrupación desafine o que masque letras durante su actuación, porque su comparsa es siempre de las más esperadas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios