La Azotea

Pilar Vera

pvera@diariodecadiz.com

Reality bites hard

Pues a él no lo conozco, ni veo su programa, pero sí que me suena su cara, recortada encima de muchas cosas, de portadas de libros, de ollas, de posavasos dietéticos. Ahora, claro está, ya reconozco su cara y su nombre. Junto al delirio de intentar justificar que sus becarios no cobren pero cubran puestos de trabajo porque, si no, no se puede mantener un restaurante Michelín -¿?-, a Jordi Cruz hemos de agradecerle su muerdo, su bocado de realidad, el comentario inconveniente de que el emperador va desnudo. Porque resulta que al fin, sin querer queriendo, ha desvelado que en este país recuperado y emprendedor hay gente que trabaja gratis -¿sí? ¿no? ¡oh, cielos!-. Y, en efecto dominó, se descubre que es una práctica -¡más cielos y heavens!- que no sólo se da tras los fogones. Y, que encima, hay quien da gracias por ser explotado: lo de currar, no lo sé, pero lo de idiotas ya sí que no nos lo quita nadie.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios