El progreso está muy bien y hay que estar abierto a todo lo que viene. Es cierto, pero también creo que es necesario analizar un poco las cosas y no quedarse tan sólo en la estética.

Ahora están surgiendo muchas empresas disfrazadas con nombre muy rimbombantes y modernas que hablan de "economía colaborativa", que no tienen trabajadores sino llamativos nombres como "riders" o cosas así, pero que después, rascando un poquito, son multinacionales de las de toda la vida, empresas con muchísimo poder y que mandan mucho más que cualquier gobierno, es decir lo mismo de siempre, pero, como está ahora muy de moda, con un lenguaje "políticamente correcto".

Estas multinacionales camufladas están entrando con mucha fuerza en sectores de la economía, particularmente lo están haciendo en cuestiones relacionadas con el transporte. Cada vez que veo por la calle a gente con unas cestas colgadas en la espalda que le llegan hasta los pies o a gente corriendo con sus bicicletas con bultos imposibles encima de su cuerpo no puedo evitar que se me vengan a la cabeza aquellos "porteadores" que se veían en las películas en los que señores "de gran categoría" descubrían África en comodito mientras que unos pobres míos se morían de agotamiento portando por la selva grandes bultos con las camisas limpias y los "güisquises" de los exploradores.

Lo mismo está ocurriendo ahora en el sector del taxi. Escucho hablar a muchas personas dando besitos a estas nuevas empresas, diciendo que los conductores van de chaqueta y corbata, que le traen un coche limpio, que son más baratos y que se sienten, cuando van en estos vehículos, como grandes ricos pero sin serlo.

Convendría que no nos fijáramos sólo en lo que es cómodo y bueno para nosotros, que rascáramos un poquito para ver que hay detrás de estas empresas, que comprobáramos como tratan a sus trabajadores.

El progreso es bueno pero es necesario respetar a las personas, aunque progresemos un poquito más lentos.

Convendría ver todo esto porque cualquier día, al igual que le ha tocado a los taxistas, a las empresas de transporte o a los repartidos le tocará a otras profesiones…y a lo mejor esa profesión es la nuestra. Entonces probablemente nos gustaría ver a la "sociedad" al lado nuestro y no tan sólo criticando a los trabajadores que se movilizan porque molestan nuestra paz.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios