La imagen de un centro educativo entre puntales debería sonrojar a cualquiera que tenga un mínimo de responsabilidad en este área. A los políticos se les llena la boca hablando de la educación pública, de la enseñanza de calidad y tal y cual, pero después la realidad es que tienen a jóvenes dando clases en un edificio que se cae a pedazos. No nos debe extrañar que en gran parte de la población cale la idea de que en la concertada haya una mejor enseñanza e instalaciones. Siempre he pensado que la Junta de Andalucía prefiere tener centros privados con conciertos, donde no tiene que gestionar el mantenimiento de las escuelas ni siquiera las plantillas. Nada más hay que ver que no paran de cerrarse líneas públicas en vez de suspender conciertos. La privada llegó para auxiliar a la pública donde ésta no podía llegar pero a la pública le cuesta mucho competir con la otra porque falta una inversión clara.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios