La AZOTEA de

Melchor / Mateo / Mmateo@ Diariodecadiz.com

Preso de una decisión

EL Ayuntamiento de Cádiz se metió en un callejón sin salida el día que quiso hacer la barbaridad de entrar en el Libro Guinness de los Récords con el número de barbacoas en la playa. Fue un monumento a la suciedad. El equipo de Gobierno sabe que está preso de aquella decisión errónea, porque diez años después desea que sean los propios ciudadanos los que se harten de una costumbre que empezó como una gracia y que al final se convirtió en un monstruo. Le encantaría que no se celebraran pero no es capaz de tomar una decisión tan sencilla como eliminarlas. El botellón parecía que era algo imposible de erradicar, pero se consiguió sin demasiado ruido. Lo impopular que puede parecer la medida, quizás sería mucho más popular para una gran mayoría, si se tiene en cuenta que esa noche un gran porcentaje son personas venidas de fuera. Pero falta el valor necesario.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios