En tránsito

Predicciones

Los chinos nos avisan de que 2020, según su horóscopo, va a ser el año de la rata. Estamos advertidos

Leo un listado de predicciones para la próxima década. Un profesor universitario nos avisa de que, si queremos triunfar en el mundo de la economía, más vale que nos acostumbremos a utilizar las criptomonedas. Ese experto recomienda los bitcoins, pero también los ethereums, los litecoins y los lumens (ignoro si estos nuevos vocablos tienen género masculino o femenino, si es que esas vetustas categorías gramaticales tienen aún sentido en este nuevo mundo del blockchain). Los informáticos, por su parte, nos aconsejan que vayamos olvidando el ya desfasado concepto del bit y que empecemos a pensar en el cúbit, que es la unidad básica de la nueva computación cuántica que muy pronto sustituirá a la computación tradicional. El cúbit, por cierto, o bit cuántico, es "un sistema cuántico con dos estados propios y que puede ser manipulado arbitrariamente" (algo me dice que el sabio Pedro Sánchez es el inventor secreto del cúbit que tiene dos estados propios a la vez y que puede ser manipulado arbitrariamente).

En otro orden de cosas, los genetistas nos avisan de que las terapias génicas ex vivo, es decir, con células extraídas del paciente y manipuladas en el laboratorio, van a aplicarse al tratamiento de toda clase de patologías, noticia que sin duda debería alegrarnos a todos. Sin embargo, las novedades que nos vaticinan los expertos en el mundo laboral no suenan tan halagüeñas. Los autónomos seguirán siendo autónomos y los sindicatos tendrán que reinventarse si quieren sobrevivir. Y encima, el uso extendido de la robótica y de la inteligencia artificial afectará a los empleos que hasta ahora eran desempeñados por humanos. Por otra parte, nuestros datos personales serán utilizados y manipulados de las formas más extravagantes y deshonestas que podamos imaginar. Y por último, los nutricionistas nos avisan de que ya hay empresas que están fabricando un atún de legumbres y un salmón a base de algas (quienes los han probado, dichosos ellos, aseguran que son productos deliciosos).

En cuanto al precio de los alquileres en las grandes ciudades y en cuanto al cobro de salarios dignos, los augures del futuro guardan un enigmático silencio. Y los chinos -tan sabios, tan inescrutables- nos previenen de que 2020, según su horóscopo, va a ser el año de la rata. Estamos advertidos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios