LÍNEA DE FONDO

José Antonio / López / Jalopez@diariodecadiz.com

Posible tiro de Gracia en Anoeta

Tiene tela que el bueno de Javi Gracia se tenga que jugar hoy la temporada ante su afición de casi toda la vida

TIENE tela que el bueno de Javi Gracia se tenga que jugar hoy la temporada ante su afición de casi toda la vida y en un campo donde este año aún no ha ganado nadie. Pero esto es fútbol, se suele decir para justificar ciertos hechos que, a veces, tienen escasa justificación. Así son las cosas, y el navarro puede vivir hoy su primera destitución como técnico.

El posible tiro de Gracia al navarro parece depender, por desgracia, del complicado partido de hoy. Al menos eso es lo que se saca en claro de los movimientos del club en esta última semana. Otra cosa es que la lógica se imponga y, de una vez por todas, a Javi Gracia se le deje trabajar de aquí a junio. Primero porque es un gran técnico; segundo porque se le va a intentar mejorar una plantilla demasiado justita, y tercero, porque eso pone su contrato y los contratos, en cualquier trabajo, están para cumplirlos.

Sería una pena que el Cádiz dejara marchar de esta manera a un profesional pretendido este mismo año por un club de Primera, un técnico que tiene sus fallos, evidentemente, pero que ha demostrado un gusto por el buen fútbol, por el de toque, y que, a mi humilde juicio, necesita en algunas líneas unos mimbres distintos a los que se le han entregado para el canasto de la permanencia.

No hay que ir muy lejos para encontrar un par de ejemplos de paciencia, también con técnicos jóvenes, que al final dieron resultado: el Almería de Emery, aunque es verdad que la reacción se produjo pronto -precisamente contra el Cádiz- y con ella el ascenso, y sobre todo el primer Málaga de Muñiz, que salvó la categoría en el penúltimo partido en La Rosaleda, cuando el Cádiz de Jose González bajó el pistón tras el golazo de Acuña, y al año siguiente ascendió. Ahí siguen los dos técnicos: uno en el Valencia, y el otro en el Málaga -cuestionado de nuevo- tras salvar al Racing de Santander. Igual conviene vestir a la paciencia de amarillo y encarar la crisis de otra manera.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios