La AZOTEA de

Pilar Vera / Pvera@ Diariodecadiz.com

Polvos y lodos

LA historia nos permite disfrutar de arranques maestros de percepción y estrategia. Cuando despertaron al rey inglés Carlos II porque se había desatado un incendio en Pudding Lane, el monarca gruñó molesto que ese fuego lo apagaba una mujer meando. Antonieta y sus galletas también fueron tremendamente afortunadas. O Nicolás II, anotando cómo triscaba por sus cotos mientras todas las Rusias se revolucionaban. Una orgía de previsión histórica en la que merece figurar el Tratado de Versalles: Alemania tuvo que pagar tasas tan draconianas al fin de la Gran Guerra que el último plazo termina este domingo, sólo 92 años después de la contienda. El resucitado Keynes, que estaba en la mesa negociadora, llegó a abandonar las conversaciones: "No tendrán una política correcta si no pueden financiarse", afirmó, en una frase visionaria. Y, de aquellos lodos, surgieron los monstruos que todos conocemos. Alguien debería ir tomando apuntes.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios