La Azotea

Melchor Mateo

mmateo@diariodecadiz.com

Política de chuletón

Ahora los votos no se ganan en los mítines. Ya se sabe de sobra que eso es jugar en campo propio y que el que está allí, lo hace porque ha sido llamado a filas por sus agrupaciones locales o porque tiene ya muy claro el voto. Los mítines se han convertido en un teatrillo donde el político de turno tiene que ser una máquina de lanzar titulares para que los periodistas le compren alguno. Ahora el muestrario es muy variado. Los líderes políticos se mueven en las redes sociales y en formatos donde tratamos de ver al político fuera de los focos. Ahora tratan de enseñarnos cómo cocinan un chuletón de Ávila, nos cuentan cuál es el último consejo que le dio su madre, ponen una lavadora y realizan las tareas del hogar con tal de enseñar que son humanos en un momento en el que la gente está harta de la clase política. Hay veces, incluso, que hasta nos los creemos, pero suele durar poco tiempo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios