Crónicas levantiscas

Juan Manuel Marqués Perales

Política Ikea

HAY una política Ikea, que consiste en montar mesas y mesitas, tipo la mesa por el empleo, la mesa del olivar o la mesa de la madera, que sólo compite en inutilidad con la política Off shore, la de las plataformas, que es como la de las mesas pero a lo grande, con sus sindicatos, sus empresarios y sus sectores, y que es superada en inanidad por la política de las batallas. Su inutilidad está en el exceso. Cuando un Gobierno confía toda su política a las mesas, las plataformas y las batallas, digamos que oculta una falta de gestión. Rosa Aguilar, que acaba de estrenarse esta semana como consejera de Cultura, nos ha anunciado que "Andalucía estará en la primera línea de batalla contra el IVA cultural". Mal empezamos, no sólo en la batalla, sino en la vanguardia. A falta de una Consejería de Defensa, la única autorizada a batallar con Madrid debería de ser la titular de Hacienda, María Jesús Montero. La Junta tiene para 2016 más dinero que este año pero, debido a la regla de gasto, sólo puede emplear una fracción de sus nuevos ingresos en el gasto corriente: el resto, a pagar a los bancos mucho más de lo previsto. Bien, pues Montoro tiene que comprender que la paga extra de 2012 que se debe a los funcionarios también es deuda y que, por tanto, dejaría de computar como gasto corriente. ¿O es que sólo Madrid puede hacer electoralismo?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios