Todos tenemos la necesidad de expresarnos. Escribiendo, hablando, componiendo, pintando… Al ser humano le rebosan las cosas dentro y cada uno busca su altavoz para llegar al mundo. Un método de lo más curioso son las pintadas . Hay mensajes de todo tipo. Abundan los de carga política, como los 'Felipe traidor', 'Zapatero nazi' o 'Rajoy talibán', que nacen de la crítica y de la frustración. Pero los que me han traído hasta aquí son diferentes. Llevo días pasando por debajo de un 'Te quiero Rocío Martín'. No hay nada más comprensible y envidiable que un amor que no cabe dentro y tiene que difundirse. Y otro es un grito reivindicativo: 'Juan readmisión'. Estamos rodeados de necesidades expresivas de la gente, que sin embargo no siente esas mismas urgencias por mantener informado al personal. ¿Rocío también te quiere? ¿Readmitieron a Juan? No hay pulsión informativa en esos mensajes y nos dejáis con las carnes abiertas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios