La Azotea

Tamara García

tgarcia@diariodecadiz.com

Pide un deseo

Lágrimas de San Lorenzo, lluvia de Perseidas, cielo cuajado de estrellas. Doblamos el cuello, miramos hacia arriba. Tan chiquititos nosotros, tan insignicantes, todo amasijo de carne, huesos y ego que se hundenen la tierra sin posibilidad alguna de volar. Sólo queda pedir un deseo. Lágrimas de San Lorenzo, lluvia de Perseidas, cielo cuajado de estrellas. Escucha la oración atea de estos inválidos emocionales que inventaron a los dioses en su desesperación de eternidad. No hay misticismo que se resista a un buen fenómeno astronómico pero, ¿quién soy yo para juzgar la fuente de esperanza cuando llega la hora más oscura? Doblamos el cuello, abrimos los ojos, bien grandes, para cerrarlos, bien fuerte, y musitar para los adentros el anhelo secretamente acariciado. Pide, pide, ¿por qué no? Que a lo mejor te escucha el cielo o, mejor, el embajador de Qatar y te ofrece algo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios