Crónica levantisca

juan Manuel / marqués Perales

Pedro y las uvas

Apesar de la crisis, España se ha convertido en un país democráticamente aburrido donde los fines de semana no pasa nada. Nada, realmente, relevante, queremos decir, de esos hechos que obligaban a la Televisión Española, cuando era la única, a interrumpir la programación con la tenebrosa cortinilla de Especial informativo. Ni ETA mata ni en los cuarteles hay nadie que golpee, y los reyes dimiten sin que se tengan que marchar del país. Pues eso, democráticamente aburrido. Lo mismo ocurre con las grandes fiestas, como la de ayer. Doce uvas, los cuartos y... Catunambú. El catunambunazo del Canal Sur es la prueba evidente del final de la crisis, de que la publicidad vuelve con fuerza a los medios, de que viene a comerse hasta las uvas. Canal Sur dio el campanazo, y aún ayer daba de comer a aburridos informativos que daban cuenta del error de la televisión pública andaluza. Su dirección sabrá encontrar la causa, pero recomendamos encarecidamente que premien por su fidelidad a esas familias que, a pesar de lo evidente, se negaron a zapear y a traicionar a su cadena en el inicio de 2015.

El catunambunazo de Canal Sur ocultó el verdadero fenómeno televisivo de la noche de Fin de Año, que fue la intervención en La Sexta de El coro de hombres gais de Madrid. No se trataba de ninguna burla gaditana, sino de una verdadera coral cuyo común era la homosexualidad de sus miembros más que el virtuosismo musical. Pero da lo mismo, lo realmente relevante fue que José Luis Rodríguez Zapatero bajó de donde sus aciertos lo hayan enviado, y se prestó a dirigir a semejantes voces aunque con un evidente desconcierto.

En el especial de El Intermedio, Wyoming le recibe del siguiente modo: "Presidente, qué sorpresa que sea usted el director, si nunca se le ha dado bien dirigir". Y Zapatero sonríe con esa mueca de bambi resignado que le sobró el día que modificó la Constitución. Su sustituto, por ahora, ha renegado del artículo 135 de la Constitución, pero parece que quiere ganarle a ZP en este tipo de intervenciones televisivas. Pedro Sánchez se colgó de un aerogenerador con Calleja en otra cadena de televisión, y para ser honestos no recuerdo de qué habló -era el año pasado, saben-, pero parece claro que el secretario general del PSOE se prestaría a presentar los campanazos de Canal Sur desde Almería disfrazado de lince de Doñana. Nos aburrimos, parece, y el líder de la oposición quiere despertarnos del hastío con estas acrobacias de quien parece que se ahoga.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios