Paso del Estrecho

Ante cuestiones así, de tanta repercusión humana, los gobiernos deberán estar a la altura

Estamos tan en lo nuestro que puede que la petición del presidente de la Junta de Andalucía a Pedro Sánchez para que suspenda este año el Paso del Estrecho haya pasado desapercibida. Se trata de un problema humano y social de grandes proporciones. La vuelta a sus países de origen en el norte de África pone en los puertos gaditanos de Algeciras y Tarifa a tres millones, se dice, de magrebíes. Suele empezar el traslado desde Francia, Bélgica y los Países Bajos desde mediados de junio hasta septiembre, siendo julio el mes de mayor afluencia. No tenemos noticias de que el Reino de Marruecos haya dicho nada, ni de que piense abrir sus fronteras en los próximos días. Si se ha hablado del asunto es porque el presidente Juan Manuel Moreno se ha dirigido al gobierno español para pedir la suspensión del llamado Paso del Estrecho ante el temor de un rebrote violento de la pandemia del Covid-19, traída a España desde esos países. Del problema humano que significa el que no puedan encontrarse las familias estos días de verano después del encierro por el corona virus apenas se dice. Lo importante oculta a lo fundamental. Todos venimos de un encierro, también Marruecos. Semejante traslado de personas, los tres millones que nos dicen, de no actuar con la inteligencia necesaria, sería una catástrofe si expande de nuevo el Covid-19. Y es que, además, lo que va, vuelve. Esos tres millones desembarcarán con sus vehículos y otros enseres en los puertos gaditanos para iniciar la vuelta a los países en donde trabajan y viven todo el año.

Ante cuestiones así, de tanta repercusión humana, los gobiernos deberán estar a la altura, digo defendiendo la salud de los connacionales y permitiendo lo que nos parece absolutamente justo, que las familias se reúnan tras un año que, además, ha sido como ha sido. ¿Así pues Moreno llama la atención sobre un problema o establece una obstrucción a la libertad de movimiento de magrebíes al norte de África? No tengo dudas, está llamando a la colaboración, a la ayuda para encauzar como se debe este movimiento humano en tiempos de pandemia. Porque hay que prestar a los viajeros el apoyo necesario y la total seguridad a lo que se encuentra en el paso de la península desde las fronteras vasca y catalana hasta Algeciras y Tarifa. De establecer un paso seguro se trata, un paso apoyado y unas instrucciones a seguir por los viajeros redactadas con criterios científicos y sociales por las distintas autonomías españolas del camino y el gobierno nacional que preside Pedro Sánchez. Cerrar el Paso del Estrecho no es de recibo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios