Con la venia

Fernando Santiago

fdosantiago@prensacadiz.org

Ochenteros

Lo de Fernandito Villén y su pandilla por puticlús andaluces a costa del erario público viene de la erupción socialista de los 80

CANTA Joaquín Sabina en 'Peces de ciudad' que al lugar donde has sido feliz no debías tratar de volver. En contra del consejo del maestro de Úbeda, Felipe González vuelve una y otra vez al lugar de los hechos. Dijo el viernes en el Oratorio de San Felipe que los 80 fueron el momento de mayor libertad que ha vivido la democracia española, supongo que se refería a partir de la llegada al poder del PSOE en 1982. No sabría decir si fue así, lo que sí fue es el momento de mayor cúmulo de poder del Partido Socialista en la historia: un solo partido tenía el Gobierno de España, comunidades autónomas, ayuntamientos y diputaciones. No se movía una mosca sin permiso del partido. Esta situación acabó en 1996 cuando el PP llegó al Gobierno y muchos ayuntamiento cambiaron de signo político. Aquellos 80 pasarán a la historia por la llegada de España a lo que entonces eran las Comunidades Europeas, la modernización de algunas estructuras de poder, la renuncia a cumplir la promesa de la salida de la OTAN, el comienzo del GAL, el espejismo de la impunidad en muchos socialistas que pensaban que el poder era eterno, lo que se vio luego en Andalucía, donde hubo un festival de enchufes y de despilfarro de dinero público que tiene como colofón los juicios de los ERE y el bochornoso espectáculo de la FAFFE, donde la colocación de la mujer de Juan Espadas es una minucia si se compara con las andanzas de la nueva picaresca andaluza en plan Trinconcete y Cortadillo. Fernandito Villén y su pandilla por los puticlús andaluces a costa del erario, consecuencia de la erupción socialista de los 80 cuya lava lo impregna todo: enchufes en la administración, incumplimiento de promesas, unido a la modernización del país y a la universalización de los servicios públicos. Cara y cruz del socialismo. Los 80 fueron también los años de la Movida, aquella fiesta continua que se vivió en Madrid al calor de la prosperidad que trajeron los fondos europeos con la felicidad que provocó la democracia, pasado el susto del 23F. Todo lo que vemos ahora empezó ahí, para bien y para mal. ¿Cómo pudo llegar Fernandito Villén a dirigir una administración?¿Quién lo eligió y por qué motivo? Se supone que tan solo por su fidelidad al socialismo gaditano, a sus colegas de las Juventudes Socialistas y los favores concedidos en las movidas internas del PSOE. Quizás estos espectáculos son el precio a pagar por el sistema democrático con el ascenso de trapisondas y conseguidores. No es privativo del PSOE, en el PP los hay a miles hasta dejar en pañales a los otros, incluso en los que venían a cambiar el Régimen. Cantaban Tres Notas Musicales "yo tengo una prima que toca el oboe y otra contrabajo desde que está en el PSOE".

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios