Con la venia

Fernando Santiago

fdosantiago@prensacadiz.org

Novelería gaditana

Hace cuatro días le dio a todo el mundo por usar una aplicación que permitía ver la cara que le irá quedando a cada uno dentro de unos años. Yo, sin ir más lejos, no necesito el FaceAPP porque ya tengo cara de viejo dada mi edad provecta. Los carcamales tenemos eso ganado, que no precisamos de un teléfono inteligente para saber como seremos de viejos porque nos basta con mirarnos al espejo y hacer el recuento de las múltiples dolencias que arrastramos: el añorado Leopoldo Martín Herrera decía que si tienes más de 40, te despiertas por la noche y no te duele nada es que estás muerto. Así que todos los snobs, los noveleros y el resto de la humanidad pueden saltarse a la torera como seré de viejo porque ya lo soy y para verme de joven me basta con mirar fotos antiguas, así que en lo que a mí respecta ese filtro está de más. Los incautos que han usado la aplicación lo que hacen es regalarle datos biométricos a una empresa que almacena la información en un servidor ruso, previamente les han dado permiso para utilizar tus datos en propio beneficio. La bendita inconsciencia de los adultos que actúan como niños.

Que nadie me nomine para nada, salvo que sea para invitarme a comer (jamás en Aponiente, por cierto) o para darme algún premio bien remunerado, los honoríficos para los que empiezan. Detesto las tonterías esas de los que se echaban un cubo de agua helada por encima contra el ELA, según decían, aunque no se sabe cómo ayudaba a la pavorosa enfermedad semejante tontería. Le llamaban Ice Bucket Challenge, Reto del Cubo Helado, pues decían que eso sentían los que padecían tal enfermedad. Fue tal la cantidad de pamplinas que una actividad para concienciar por una enfermedad fue un juego de postureo sin que los participantes soltaran ni un euro(¿verdad Paz Padilla, Lucas, Teófila?) Luego vino la moda de echarse agua hirviendo por no sé qué causa. Pues a mí que no me nominen para eso ni para nada, soy capaz de vivir sin ser nominado para cualquier cosa que a alguien se le pueda ocurrir, ni para aconsejar libros, ni películas, ni ciudades, ni cuadros, ni esculturas ni momentos estelares de la humanidad. Si acaso que me nominen para ver goles del Atleti. El que esté aburrido que se compre un mono o que se ponga a leer, no hay mejor prevención contra el alzheimer, en un momento en el que es bueno pensar qué va a ser de nosotros cuando no podamos valernos por nosotros mismos, hayan acabado con las migraciones y la ley de la Dependencia. Que dejen ya el mamarracho ese del FaceAPP.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios