Con la venia

Fernando Santiago

fdosantiago@prensacadiz.org

Modelo de ciudad

Afinales del año pasado el alcalde y concejal delegado de sí mismo para la Transición Ecológica, acompañado por la licenciada en Ciencias de la Información y asesora especial Alba del Campo, presentó a bombo y platillo una campaña para que los vecinos (y vecinas) de Cádiz colocaran en las azoteas paneles fotovoltaicos. Las condiciones de Eléctrica de Cádiz son tan onerosas que transcurridos seis meses tan solo tres comunidades han suscrito el acuerdo, según el Ayuntamiento. A este ritmo en unos 500 años habrá concluido la transición ecológica. No hay ningún beneficio económico en la operación por lo que es difícil poner de acuerdo a todos los vecinos. Habrá que ver qué comunidades son para saber el procedimiento por el cual han tomado la decisión. Aquel acto le sirvió al alcalde para decir que se iba a un proceso de transformación en el consumo de energía de la ciudad de la misma forma que Por Cádiz Sí Se Puede, el artefacto que precedió a Adelante Cádiz, dijo que todo el consumo sería con renovables porque aquí sobra viento, agua y sol. Han pasado cinco años desde entonces igual que para la solución al problema de la vivienda formulado por ese gran beneficiario de los contratos municipales que es Fernando Visedo (un tipo excelente que tiene la suerte de que le hagan un contrato menor sin publicidad sin tener en cuenta su militancia política). Así que parece ser que el modelo de ciudad que tienen nuestros gobernantes es ecológico y habitacional para las capas más vulnerables (aunque solo hayan construido 11 viviendas). Se podría decir como los aficionados del Cádiz (con perdón) "hemos venido a gobernaros, el resultado nos da igual". Es probable que ni uno solo de los 13 concejales de Adelante Cádiz pensaran en su día qué modelo de ciudad querían, aunque es posible que los demás tampoco lo hayan pensado, no se sabe bien porque nadie nos dice cuál es su modelo. De vez en cuando Martín Vila nos suelta un sermón dominical sobre la movilidad con ese invento del "tráfico calmado" que ha copiado de Pontevedra, ciudad espejo donde van a mirarse las grandes urbes de Occidente no sabemos para qué, o igual es, como dijo el benefactor de Visedo, concejal de Urbanismo, cuando se firmó la reforma del convenio de Plaza de Sevilla "para las próximas corporaciones". Por lo tanto no sabemos con precisión cuál es el modelo de ciudad de nuestro Ayuntamiento, si tienen uno, más allá de momentos concretos ("puntuales" se dice ahora) en los que se iluminan las redes sociales con algún hallazgo semántico del Equipo de Gobierno o del propio alcalde. Hace años se decía de Cádiz: ciudad industrial, portuaria, universitaria, turística y de servicios, cuando Carlos Díaz y el difunto Alfonso Carlos convocaban aquellas tormentas de ideas del Plan Cádiz 2.000. Era un modelo por agregación, ahora con una breve entrada en Facebook vale.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios