Con la venia

Fernando Santiago

fdosantiago@prensacadiz.org

Modelo de ciudad

Yo nunca he oído en la barra de un bar a nadie ensarzarse en la discusión sobre lo que debe ser Cádiz en el futuro

Los arquitectos se tienen a sí mismos por personas del renacimiento, mitad artistas, mitad científicos. Son capaces de diseñar edificios maravillosos junto con verdaderos mamarrachos, casi como cualquier mortal. La ciudad está llena de ejemplos: entre lo malo citaré la pérgola fatídica, el Parador o el Pabellón del Casco. También hay ejemplos muy buenos de Vázquez Consuegra,Álvaro Siza y Campo Baeza , entre otros. La mayoría de los arquitectos tienen un talento especial para las metáforas, labor literaria en la que destaca Julio Malo de Molina. Ejemplo: Campo Baeza definió Entrecatedrales como "un pañuelo dejado caer" en el Campo del Sur. Solo un arquitecto podría ser capaz de llamar pastilla a un solar o parcela dentro de un núcleo urbano. Es muy del gusto de los arquitectos debatir acerca del desarrollo de las ciudades, lo que por otra parte debería interesarnos a todos los vecinos. Es lo que llaman "el modelo de ciudad". Quizás en la época del difunto Alfonso Carlos García González-Betes, cuando puso en marcha aquello del Plan Cádiz 2000 o el infausto proyecto Cádiz Izando Velas de Vera Borja ( que al final se convirtió en "Cádiz a dos velas") el debate resurgió con fuerza. Se había ido el Mora a la vez que se debatía el desarrollo de la universidad. Carlos Díaz, Fernando Quiñones y otros defendieron con un sentido común que no supimos ver los demás que la ciudad de Cádiz tenía que alojar todos los centros universitarios. Los astilleros pasaban por su enésima crisis, CASA se iba a Puerto Real, Tabacalera a la Zona Franca. Así que se empezó a definir el modelo de ciudad: comercial, administrativa, portuaria, cultural, universitaria e industrial. Toma ya. Que no nos falte de ná, que no, que no. Los debates eran interminables, se pretendía la definición por medio de la suma. Al final no se llegó a nada pero ha dejado el poso entre la ciudadanía a la hora de señalar qué debe ser Cádiz en el futuro. Como en la fábula, discutimos si son galgos o son podencos mientras la vida nos pasa por encima. Se acercan las elecciones municipales, motivo por el cual el debate sobre el modelo de la ciudad volverá a los medios de comunicación. Yo nunca he oído en la barra del bar a nadie enzarzarse en la discusión sobre qué debe ser Cádiz en el futuro, pero los políticos se engolan mucho con sus pomposas declaraciones que a nadie sirven, nada dicen y dejan a la parroquia indiferente como si se hablase de física cuántica. Como diría el maestro Miguel Ángel Aguilar: atentos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios