El pinsapar

ENRIQUE / MONTIEL

Miren al sur

La presidente Susana Díaz ha dicho ayer en el Foro Joly que pedirá a Rajoy y a Europa que miren al sur. Resumiendo, claro. Las tres palabras, bien pensado, dicen mucho más de lo que parece. Porque si pide Susana Díaz al presidente del gobierno que mire al Sur está diciendo que no mira, y de ahí tantos problemas. Y a la UE más de lo mismo. No hay nada como montar una gran manifa con el pretexto de la independencia para que todo el mundo te esté mirando e incluso te hagan las cuentas, lo que le costaría al PIB "del conjunto de España" la secesión de ese territorio y lo que le costará que se quede "dentro de España" a los españoles, esos tipos odiosos que oprimen a Cataluña desde Indíbil. El nacionalismo es genial para con los conceptos elementales, es que le retuercen el pescuezo, pero sobre todo para hacer caja. Aquí nadie vende una escoba y Cataluña vende todo el pescado, el suyo, el nuestro, el de todos. Y encima, si se le dice algo en el sentido contrario, enseguida sacan del arsenal los viejos conflictos, la historia adulterada y los números como les parezcan mejor. Y un montón de gente lo compra. Gente que gana lo mismo que usted, amigo lector, y paga los mismos impuestos, si no menos, como la familia de la Duquesa de Alba hará por estar censada en Madrid, donde son más laxos en esto de las sucesiones que en Andalucía, que te clavan bien y más que algunos quisieran.

Una miraíta, por favor. Así podrán darse cuenta de que somos de fiar, leales y necesitamos corredores ferroviarios, inversiones en I+D, ayuda a la universidad, a las empresas, a los trabajadores, a la Cultura, a todo. Porque no se soporta el paro que tenemos, más con este frío que llega. Y estas lluvias. Así que la mirada, la primera mirada, está sobre los 13.000 millones de euros. Cuántos de aquí y cuántos de allá no ha dicho nuestra presidente pero podrá decirlo en otra comparecencia. Y cómo se gastarán, en qué provincias del sur, en qué proyectos pendientes, en qué futuro para nuestros hijos. Difícil está la madeja. Más que nada porque algunos son especialistas de verdad, grandes virtuosos en el birlibirloque. Es que hay que darles y encima pedirles perdón, darles las gracias. Y aquí ni hacemos manifas ni nos queremos ir de nosotros mismos, inventada una realidad que afortunadamente no ha dado resultados. Digo esto del flautista de Hamelín de la diferencia, las señas de identidad y toda esa construcción, esa vaina para tener más que los demás.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios