Militantes

Interesantísimo será hacer la comparativa de las próximas generales, y posteriormente las municipales

Algunos recuerdan de unos ejercicios espirituales con los jesuitas, en estos días, el anticipo de su muerte y el juicio ante la presencia de un Dios severo, inflexible. Yo esos ejercicios no los hice, o no recuerdo nada, se me iría la cabeza a otro sitio, cosa que ya me sucedía de niño. Sin embargo recuerdo perfectamente el cuento de la Cruz, de la Cruz que nos toca a cada uno. Se trataba de que alguien, uno, tú, se quejó con tanta pena de la cruz que le había tocado en esta vida que Dios le dijo que cogiera la cruz que deseara de todas las que había a su disposición. El contrito fue tomando una y otra, eran todas peores que las que Dios le había entregado para la pasión personal por la que todos debemos pasar de esta orilla a la otra. Créeme, se me ha venido este pasaje de los inolvidables leyendo al incombustible Antonio Sanz ayer en el Diario. Especialmente eso de que algunos militantes, o muchos, o unos pocos, que se habían ido a Vox habían vuelto. Lo de volver a donde se fueron quejosos por el peso de la cruz que era seguir esa militancia, conociendo la nueva, han vuelto a la suya. La de Vox, según Sanz, era demasiado onerosa, quiero pensar.

Antonio Sanz, ya digo, el incombustible, el que más trabaja (dicen todos) habla de 'militantes'. Lo que me lleva a una reflexión que vengo haciéndome desde hace mucho, el binomio militante/votante. La democracia representativa, que a veces nos hace tan infelices, se basa en eso precisamente, en que los votantes votan representantes que a su vez eligen a otros para las instituciones. O sea, el votante, una vez que ha votado pasa a convertirse en espectador de lo que resulte, pues ha dado un préstamo tan sólo, no ha entregado la voluntad ni la opinión para toda la vida. Lo digo porque ¿hay relación directa entre los militantes que vuelven y los votos que no vuelven? Interesantísimo será hacer la comparativa de las próximas generales, europeas y autonómicas, y posteriormente las municipales, verdadera piedra de toque del mapa electoral que dibujemos los españoles. No sólo con Vox, con lo que suceda en el mundo de Podemos. No sé si un Antonio Sanz del PSOE (en todos los partidos hay un Antonio Sanz, por lo menos) nos va a decir si militantes del PSOE que se fueron han vuelto. O de todos para con todos, que definiría un escenario de gran movilidad política. Aunque el quid está en los votantes, pienso yo. Los que votaron ayer una cosa y hoy otra, o no votaron nada.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios