OPINIÓN

Willy / Doña

Meta un gol y salve otro

LLEGA el partido P a la hora H del día D; el de nos vamos a la mierda si no ganamos, no por culpa de Pitágoras sino porque la mijita de moral que nos queda a los cadistas, tanto los que lo son simplemente porque cobran como los que lo somos de nacimiento, se evaporaría si el enésimo tropiezo se produjese en casa frente al colista.

Eso de que una afición entregada es capaz de meter goles me ha parecido siempre una tontería, pero ojalá el tonto sea yo y el cadismo ayude hoy a sumar tres puntos más indispensables que nunca. En vista del equipito que tenemos, he decidido olvidar mis ideas y encomendarme al apoyo de la afición para que no sólo meta goles sino que también los salve, pues la mediocridad afecta de modo exagerado tanto a la labor ofensiva como a la defensiva.

Hace falta que los cadistas acudan al Carranza con la positiva y elogiable mentalidad del partido con el Rayo. Mala señal sería que gran parte del personal apareciera como frente al Albacete, con el objetivo principal de insultar desde el minuto 0 al presidente y a los jugadores. Tristes episodios se vivieron aquel día, nada edificantes y merecedores de la crítica más ácida. Metieron la pata los energúmenos que, con premeditación y alevosía, no cesaron de soltar improperios y la metió Antonio Muñoz cuando, en plena remontada, devolvió los insultos a dos hinchas, sentados cerca del palco, que lo habían estado machacando todo el partido. La provocación no sirve de atenuante porque un presidente jamás puede ponerse a tan baja altura. Borrón y cuenta nueva por ambas partes.

Que la bronca -ojalá no tenga que haberla- no se escuche hoy antes del pitido final.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios