Primeros planos

javier / anso

Mercedes

DESDE Cádiz me llega a Cuba la triste noticia del fallecimiento de mi amiga Mercedes. Sabía que estaba mal, pero no imaginaba que estuviese tan grave como para fallecer.

Al recibir la noticia pensé en aquella niñita que al decirle que su abuela había fallecido y se había ido al cielo preguntó si se había llevado su móvil para seguir hablando con ella. Instintivamente, y ya sé que es una reacción ilógica, tomé mi teléfono para comprobar si tenía su número. Un número al que siempre lamentaré no haber enviado más mensajes de amistad y de apoyo; un número que sé que ya nunca volveré a marcar, significando, así, la dolorosa ausencia de la amiga.

Cuantos la conocimos la echaremos de menos. Nos faltará su espíritu, su fortaleza, su risa contagiosa. Siempre fiel a sus ideas, fue una incansable luchadora a favor de la dignidad de las personas, sobre todo de las mujeres y de los trabajadores. Los pobres de San Fernando, en cuyo Ayuntamiento trabajaba en Asuntos Sociales, estarán, a la vez, tristes y agradecidos. A ella le toca ahora descansar; a nosotros, no. A nosotros nos toca continuar su tarea. Siempre que fallece alguien cuya vida ha merecido la pena; alguien que ha dedicado su vida a hacer mejor la de los demás, recuerdo un proverbio africano que dice: "El mejor modo de honrar a un muerto es cultivar su campo".

Como el poeta llorando la muerte de su amigo, también quienes quisimos a Mercedes decimos que quisiéramos regresarla porque querríamos seguir hablando con ella de tantas, de muchas cosas, compañera del alma, compañera.

Como creyente en un Padre que nos ha creado para la Vida y no para la muerte, no sé dónde ni cuándo, pero sé que algún día volveremos a encontrarnos y sé que las risas y las canciones volverán. ¡Gracias, Mercedes, por haber sido como has sido! Te sentiremos siempre entre nosotros, dándonos tu fuerza y tu inconformismo, ayudándonos a no flojear en la tarea, porque, como dice Martí: "No es hora de estar con la cabeza en la almohada".

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios