Con la venia

Fernando Santiago

fdosantiago@prensacadiz.org

Memento mori

Que alguien nos diga si existe una fecha en la que podamos ver un jardín donde antes estaban los enterramientos

Hace más de 25 años se clausuró el Cementerio de San José. Se dijo entonces que, según el Reglamento de Policía Sanitaria Mortuoria, esa normativa con nombre tan extraordinario, tenía que estar 10 años sin enterramientos para poder desalojarlo, motivo por el cual se iba a usar ese tiempo para el traslado de restos al Cementerio Mancomunado de Chiclana, de reciente construcción. Llegó Teófila Martínez y entonces lo que se dijo es que había que incentivar los traslados, incluso hubo algunos pleitos por el concepto 'nicho a perpetuidad' que aparecía en los documentos de muchas familias que tenían a sus familiares en el Cementerio gaditano. Así iba pasando el tiempo salvo para aquellos vecinos que quedaban alojados en el lugar, dejados allí para la eternidad, si se me permite la expresión. En el PGOU se diseñó la zona como un parque llamado de manera humorística El Descanso, salvo una parcela, eso que los metafóricos arquitectos llaman pastilla, que suponemos tenía por objeto sacar algo de dinero al objeto de financiar la construcción de los jardines previstos. Se fue Teófila sin haber resuelto nada del nuevo equipamiento. Cuando llegó el nuevo Equipo de Gobierno se dijo que antes de nada era preciso exhumar los restos reclamados por Bebés Robados y excavar allá donde suponían los integrantes de los grupos de Memoria Histórica se estimaba que podrían haber enterrado a toda la gente fusilada tras el golpe de estado del 18 de julio. Se ha terminado la labor sin que se haya encontrado ninguna evidencia de robo de algún bebé y con la localización de los restos de un marino vasco que se le han entregado a la familia. Bien, ahora la pregunta es: "¿El parque pa cuándo?". Recuerdo lo rápido que los gobiernos de Carlos Díaz consiguieron que el Cementerio de los Ingleses se convirtiera en jardín, lo que contrasta con lo lento que va el caso de San José y eso que en Cádiz sabemos tratar a los muertos: que se lo digan a Mattan-Valentín, a la Dama de Cádiz y su ilustre antecesor, los restos de la calle Cervantes y los que se encuentran por todos lados que, como cantaban Los Cruzados, "todas las tumbas que se registran, aunque sean romanas o sean fenicias, cuando las abren la calavera está muerta de risa". Ya se sabe que dentro de 100 años todos calvos pero al menos que alguien nos diga si existe una fecha, aunque sea a medio plazo, en la que podamos ver un jardín donde antes estaban los enterramientos. Por cierto, ¿se sabe algo de Don Rosendo?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios