Opinión

Jose M. Vilches

Mejor jugar con doce que contra doce

Pese a los árbitros y a los tópicos que suelen salir de las bocas de los jugadores, el fútbol tiene más de poesía que de justicia. Valga como ejemplo el resultado del pasado sábado en el Nuevo Colombino y la cara que se le quedó a Víctor Espárrago tras el segundo gol del Recreativo: todo un poema.

El uruguayo, lejos de hacer lo que cualquier otro entrenador hubiera hecho, como dar un manotazo al banquillo o dejar sordos a los suplentes con un grito de impotencia, aguantó estoico la compostura, pensando tal vez dónde se ha metido con la que está cayendo. Como más sabe el diablo por viejo que por diablo, no hacía falta señalar a ningún culpable de la derrota porque todo el que siga la actualidad del equipo amarillo sabe quiénes son los culpables de esa derrota... quiénes son los culpables de que se esté penúltimo en la tabla: desde el presidente al último de los seguidores cadistas que celebró contra el Málaga un descenso en el Ramón de Carranza. Pero no es el momento de hablar de culpas, ni de llamar a la suerte, sino de buscar soluciones con lo que hay. Y lo que hay, más allá de un experto cuerpo técnico y una inexperta plantilla, es una afición que cualquiera que tenga una mínima memoria recordará que es considerada, con sus pros y sus contras, como una de las mejores de España. ¿Dónde está esa afición que abrió en Madrid más bocas que la presentación de Cristiano Ronaldo? Quedan 48 puntos por disputarse y este domingo ante el Albacete se ponen en juego algo más que tres. Toca elegir entre jugar con doce o hacerlo contra doce. Con Tribuna sin corazón, el resto del Carranza no debe dejar de latir. Será injusto hacerlo... pero es que el fútbol tiene más de poesía que de justicia.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios