Con la venia

Fernando Santiago

fdosantiago@prensacadiz.org

Matemáticas feministas

España es de los países con menores índices de violencia machista de Europa y el quinto mejor del mundo para las mujeres

Los dos grandes movimientos transformadores del mundo son el feminismo y el ecologismo. De una manera u otra se incorporó al mainstream europeo acabar con las desigualdades sociales mediante las políticas públicas, gracias al impulso de los movimientos de la izquierda a lo largo del siglo XX. La lucha por preservar el medio ambiente y por conseguir la completa igualdad entre hombres y mujeres están transformando el mundo. Dicho lo anterior creo que hay mucho postureo en el feminismo, aparte de que observo a algunas feministas profesionales peleadas con la gramática y con las matemáticas. "Nos queremos vivas" es un atentado a la gramática de la lengua española, cuando se podría decir "queremos seguir vivas", por apuntar una solución . No hace falta darle patadas a las normas que instruyen la lengua española para rechazar la violencia machista, esa lacra inaceptable . Un sector del feminismo tiene un problema con las matemáticas. A raíz de que el miércoles se celebró el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia Sobre las Mujeres he leído datos distintos sobre el número de asesinadas por sus parejas o exparejas: unas han dicho 40, otras 80, en algún lado he leído 30. En todo caso ha bajado la cifra con respecto al mismo periodo del año pasado, asunto que no ha sido destacado, quizás porque para muchas feministas que viven de los departamentos de igualdad sería una catástrofe que se resolvieran este y otros problemas porque su trabajo no tendría sentido, así que es mejor poner el énfasis en las cifras malas y callar las buenas. Si funcionan las políticas de igualdad no está de más decirlo. Por si fuera poco no se da cuenta de que España es de los países con menores índices de violencia machista de Europa y es el quinto país del mundo mejor para las mujeres, según datos de la OCDE y la ONU. Por supuesto queda mucho camino por recorrer, como el que hay desde el postureo y la propaganda hasta la verdad de los números, el mismo que existe desde ese lenguaje llamado "inclusivo" a las normas del idioma común, ajeno al metalenguaje inventado para la ocasión. El colmo de los colmos es la pancarta mentirosa colgada en la fachada de la Diputación donde se dice que la violencia machista mata más personas que las guerras, los accidentes de tráfico o las enfermedades. Pues no: en España hay 30 veces más muertes por accidentes de tráfico , mil veces más personas muertas por infarto y 9 mil más por cáncer que mujeres muertas por violencia machista. El origen del desastre es convertir una convicción moral o política en profesión. Otro día hablamos de la autodeterminación de sexo que pretende introducir la infame feministra Irene Montero.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios