El Palillero

José Joaquín / león

Maniobras militares

A nadie le gusta que organicen unas maniobras militares al lado de su casa, ni que pasen aviones al amanecer para despertarlos antes de tiempo. Por eso, se entiende que en Barbate hayan protestado por las actividades organizadas por la OTAN en el Retín. Es una zona que sigue siendo de propiedad militar, aunque está cerca de los equipamientos turísticos de la costa barbateña. También hay que decir que los ejercicios de la Trident Juncture no sólo se hacen en Barbate. Se están desarrollando en 16 escenarios, repartidos entre España, Portugal e Italia.

Las maniobras militares son molestas, eso se entiende. También hay que entender el valor estratégico del sur de Europa, donde estamos. Y no olvidar que lo peor es una guerra de verdad. Es lo que sucede en Siria, con esos refugiados que tanto sufren al huir. O en países de África, algunos no tan lejanos, como Libia; y en otros como Nigeria, por ejemplo, con grupos terroristas de reconocido prestigio salvaje, como Boko Haram, que secuestraron a cientos de niñas. Esos que huyen de las guerras están peor.

Vivimos en Cádiz, una provincia turística, es verdad. Pero es también la provincia más sureña de un país localizado al sur de Europa, en la frontera con África. ¿A Barbate no llegan pateras? Vivimos, además, con complejos heredados del pasado y difundidos por un sector ultra de cierta izquierda, que tiene mentalidad de maquis, y todavía no ha asumido la caída del Muro de Berlín y el final de la URSS. De modo que ignoran el resultado del referéndum de la OTAN, y aún acusan al PSOE de traición a los ideales progresistas. Sin embargo, ocurre que la OTAN es hoy una organización militar de las más democráticas que existen, como se aprecia por los países que la integran. Hay diferencias con los grupos salvajes, aunque cuenten con mejor imagen, y sean menos criticados por esa extrema izquierda plural.

Nuestra sociedad es ingenua. Quiere que EEUU y Europa solucionen las guerras que han provocado otros. Y contar con fuerzas de intervención para asegurar la paz en unos países donde no son capaces de convivir por sí mismos. Son bonitas las primaveras árabes, mientras duran. Somos Charlie cuando hay ataques de yihadistas. Pero, claro, aparte de enterrar, hay que prevenir.

Hacen falta bases, como las de Rota y Morón; y convienen ejercicios como los de la OTAN en Barbate... y en 15 sitios más. Son muy molestos, es verdad. Pero vivimos en un mundo donde no se reparten flores todos los días. Ojalá no hicieran falta esas maniobras, o se organizaran en la Luna.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios