Con la venia

Fernando Santiago

fdosantiago@prensacadiz.org

Malentendido

Martín Vila prometió una carta de aclaración el viernes por la mañana que no llegó jamás

Pueden, pues, los madrileños, hombres y mujeres de cualesquiera edad, divertir la voluntad según su natural inclinación durante los ya cercanos carnavales, gozando de cuantos regocijos el concejo desta coronada villa, con generosidad aunque sin derroche, ofrece", bando del alcalde Madrid Enrique Tierno Galván de 1983. Obsérvese la diferencia con el remedo publicado en las redes sociales por José María González: "No mosquearse, joé, que estamos en carnavá". El caso es que desde hace años los colegios de la ciudad organizan pasacalles los viernes previos al Domingo de Piñata donde participan alumnos, padres y profesores. Estos pasacalles están aprobados por el Consejo Escolar de cada centro, donde participa el Ayuntamiento, desde principio de curso. A mayor abundamiento los directores envían los primeros días de febrero un escrito al alcalde donde le indican el horario y el itinerario del pasacalles para que la Policía Local pueda organizar la seguridad de los participantes y la circulación.

Lleva haciéndose sin problemas desde hace mucho pero este año los colegios recibieron el jueves 2 de marzo, a última hora de la mañana, un escrito firmado por el Teniente de Alcalde delegado de Vía Pública, Martín Vila, donde encarece a los centros a abonar la tasa correspondiente antes de celebrar el pasacalles, así como la obligación de dejar la calle limpia y asumir cualquier responsabilidad de lo que pueda ocurrir por parte de los directores de los centros. La difusión de una nota informativa colocada por la dirección del Colegio Público San Felipe Neri en la puerta del centro y el revuelo consiguiente provocó la reacción del firmante de la carta, que achacó a un malentendido el texto donde se pedía el abono de la tasa, y el chabacano escrito del alcalde de esta ciudad, antiguamente conocida como culta y cosmopolita.

Martín Vila prometió una carta de aclaración el viernes por la mañana que no llegó jamás. Los profesores hicieron los pasacalles a riesgo de incurrir en las responsabilidades señaladas en el documento municipal. No sé bien dónde está el malentendido porque el escrito es claro y los profesores debieron superar una formación universitaria y unas oposiciones por lo que se les supone la suficiente comprensión lectora. Siempre es bueno buscar una excusa en lugar de reconocer el error y pedir perdón. Eso aparte de constatar los graves problemas del alcalde a la hora de escribir.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios