la hacHE INTERCALADA

/ Pilar / Paz /

Levantera

Como suele, con esta última, nos sentimos desmadejados y desprotegidos ante algo anunciado a través de los pronósticos metereológicos. Hablar del tiempo es recurrente pero inevitable en el intercambio coloquial, con ello quizás nos aliviemos del soplo irrespirable que viene del desierto. Esta vez, he buscado la compañía de un libro de versos de Antonio Colinas titulado: "La luz respirable". Quizás tenga alguna relación con la de nuestro litoral gaditano y el azul de su cielo. Alrededor las cosas arden y el mundo está que trina o grazna mientras el cielo permanece imperturbable. En la hoguera de muestras playas interiores he celebrado los juanillos de ciertos tópicos. Alguno de ellos como el de: "Aquí, el que venga a pasar quince días de vacaciones y le toque una racha de levante, no vuelve mas". Sí, si vuelve. Y ésta otra menos antiturística: "¿Qué si se puede ir a la playa? Sí, pero, póngase en la orillita".

La luz de los litorales es respirable- sigo aludiendo al libro mencionado- y afecta a los edificios de sus ciudades, aquellas que se visten con el tejido estelar como la gitana con su bata de cola, que a partir del tobillo se desparrama en tierras de más allá, como la de nuestras Puertas. Bien saben los arquitectos que toda ciudad respira a través de sus claros y oscuros, es una ciencia tan antigua como la alquimia.

La luz de nuestros cielos no tiene interruptores ni podemos manejarla con mandos, como si fuese un televisor; su programa está definido desde la creación del mundo y su espectáculo tiene horario fijo y acaba en el ocaso donde, como en Cádiz, la gente se encara con el paisaje marítimo en La Victoria o se reúne en la Caleta, frente al faro de San Sebastián, sin dejar de pronunciar aquello de "por aquí entraron los fenicios". No se si catalogar la frase entre tópica o histórica, ni hace falta la clasificación, el caso es que suele pronunciarse reverenciosamente. Y hay que acercarse por necesidad a lo real pues por esas vías se realizarán las propuestas presentadas por la Bimac 2012 en su programa de actividades culturales frente al mar.

Dejo el libro en la estantería, la luz respirada de los versos de Colinas… Hasta el mes que viene (s.D.qu.)

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios