OPINIÓN

Willy Doña /

Lección de irresponsabilidad

EL último precedente copero resultó de lo más frustrante para el cadismo. Después de dejar en la cuneta al Parla y al Hospitalet, el Cádiz se enfrentaba en la tercera eliminatoria a partido único con el Poli Ejido, siendo el premio para el ganador de la misma el emparejamiento en la siguiente ronda con uno de los equipos que disputaban competición europea. El club amarillo se hallaba en un momento de alarmante crisis económica y aquello se consideró una gran oportunidad de aliviar esa parcela mediante un taquillazo, contra el Barcelona o el Real Madrid si el sorteo se mostraba muy benévolo.

El sueño se convirtió en pesadilla en tierras almerienses al perder por 1-0 en el minuto 90. Pero lo más inexplicable estaba por llegar. Risto Vidakovic, entrenador de triste paso por el banquillo del Carranza, intentaba justificar de manera impresentable la alineación de muchísimos jugadores sin la vitola de titulares manifestando que no se le había transmitido a su llegada que la Copa era una competición prioritaria. La enorme importancia de la Copa del Rey en las especiales circunstancias que rodeaban por entonces al club era algo asumido por el menos avispado de los seguidores del Cádiz. Pero el técnico no se había enterado... como de tantas otras cosas. Falta de profesionalidad se llama la figura.

Estoy segurísimo de que todos los componentes del cuerpo técnico y de la plantilla de la actual temporada son conscientes de lo que se pone en juego esta noche. Dentro de dos rondas tocaría una equipo europeo y eso sería oro puro para unas arcas más depauperadas aún que hace un año. A buenos entendedores...

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios